Su nombre es bien conocido más allá de nuestras fronteras

En 2013, bajo el alguacilazgo de José Bermúdez, el ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife decidió abrir expediente de honores y distinciones a Juan Padrón, vicepresidente de la Federación Española de Fútbol, gerifalte de la federación tinerfeña y aliado ergonómico de Ángel María Villar durante buena parte de su largo reinado al frente de la RFEF.  Hace cuatro años el señor Padrón no era ya un desconocido. Ni deportiva, ni federativa, ni judicialmente, porque sobre su figura diluviaban críticas muy duras por una caótica y mefítica gestión y varios procesos judiciales se le enroscaban en el cuello con acusaciones tan graves como malversación de fondos públicos. Los diarios deportivos publicaron entonces que una empresa vinculada con la Federación de Fútbol, Estudio 2000 SA, abonó a la sociedad Amanecer Latino SA, propiedad de Francisco Padrón, hijo del vicepresidente, un total de 910.000 euros entre 1998 y 2000. Ustedes dirán si un caballero con  tales credenciales merece o no una calle en la capital tinerfeña. La apertura del expediente fue aprobada y Juan Padrón – por supuesto — consiguió su calle.
Varios concejales (de la izquierda) conservaron entonces la cordura suficiente para advertir que se cometía una vergonzosa y lacayuna estupidez. Pedro Fernández Arcila y Asunción Frías fueron los únicos que explicitaron y explicaron su negativa a apoyar el expediente. “Este señor no ha tenido en su vida pública una conducta honorable y aún menos honesta que le haga merecedor de un reconocimiento municipal”, declaró entonces Fernández Arcila, agregando que “sería una vergüenza para Santa Cruz y una expresión del localismo más rancio que se le concediera cualquier distinción pública al señor Padrón”.
Ayer Juan Padrón fue detenido pocas horas después del apresamiento de Villar. Tanto la sede de la Federación Española de Fútbol como uno de los apartamentos de Padrón han sido registrado durante varias horas. Villar y Padrón – y sus compinches y acólitos – estaban íntimamente convencidos de que la Federación Española de Fútbol era suya. Y a ella se dedicaban en cuerpo y alma. Otra cosa no tenían. El señor Padrón declaró hace seis o siete años que sus únicos ingresos eran los 7.000 euros anuales de una pensión. Una vida tan espartana libera muchísimo tiempo para vaciarlo en una vocación. Y la suya era – así lo apuntan las demandas judiciales y las investigaciones periodísticas – vaciar la Federación, precisamente. Mientras tanto se le entregaba un pergamino y se le distinguía con una calle porque le puso césped a un montón de campos de fútbol infantiles. Siempre que encuentro estos relatos – basados en la generosidad incalculable de gente sin oficio ni beneficio – recuerdo emocionado las miles de comidas que servía gratuitamente Al Capone en los días más fríos del invierno de Chicago. Es maravilloso el arranque del texto del expediente de honores a don Juan Padrón, una prosa donde reverbera un estilo ágrfo y servicial : “Su nombre es bien conocido más allá de nuestras fronteras…”  Probablemente hasta los límites de la Audiencia Nacional como mínimo. Es tan famoso, en fin, el señor Padrón en todo el mundo y en parte del extranjero que también le fue concedida la Medalla de Oro de la Comunidad autonómica.
También se le abrió expediente de honores y distinciones a Domingo López Torres, poeta fundamental en la lírica canaria contemporánea a la que los fascistas detuvieron, encarcelaron y echaron dentro de un saco al mar en 1936. Pero para ponerle una calle a López Torres el ayuntamiento y su civilizada mayoría no tienen tanta prisa.

Publicado el por Alfonso González Jerez en Retiro lo escrito ¿Qué opinas?

Deja un comentario

*