Paulino Rivero

Fuego

El presidente Paulino Rivero ha insistido, de nuevo, en que el próximo año el Gobierno autonómico ni subirá los impuestos (algo verosímil) ni procederá a nuevos ajustes presupuestarios (algo ligeramente demencial). No se pondrán en riesgo los servicios esenciales – quizás un día, antes de que terminen de volatizarse los sistemas públicos de educación y sanidad tengan a bien explicarnos de qué esencialidad hablan – y el Ejecutivo regional cumplirá con el objetivo de déficit público. Lo más extraño de todo esto es que en ninguna de las imágenes disponibles de estas declaraciones (vídeos o fotografías) puede detectarse a Paulino Rivero levitando sobre su escaño.
Tal y como diversos voceros del propio Gobierno autonómico han explicado, la inversión  en Canarias descenderá otro 4,5% para situarse en unos apretados 225 millones de euros, el Fondo de Suficiencia disminuye un 32,3% y el Fondo de Compensación Interterritorial un 35,4% mientras desaparece literalmente cualquier aportación a políticas activas de empleo: el Plan Integral de Empleo de Canarias queda enterrado para siempre jamás. Las transferencias corrientes y de capital disminuyen más de un 15%. En cambio, el compromiso de déficit público para la Comunidad canaria –como para las restantes – se sigue manteniendo en el 1%, dos décimas inferior al del presente ejercicio. Se recordará que para 2016 el objetivo impuesto es nada menos del 0,2%, lo que, en una coyuntura económica que excluye la acelerada creación neta de empleo ni el aumento extraordinario de la recaudación fiscal, significará recortes presupuestarios de más de 200 millones de euros en los próximos dos años y medio.
Simplemente se tratan de unos presupuestos de demolición y gran liquidación por fin de temporada. Quizás sea comprensible que Rivero no quiera estimular el alarmismo o el miedo. Por lo general el dirigente que se embarca en esas prácticas termina carbonizado por su propia antorcha. Pero los muy tímidos indicadores de una germinal recuperación económica en el Archipiélago serán abrasados por la furiosa lluvia de miserias presupuestarias urdida por el Gobierno de Mariano Rajoy quien, al parecer, sigue confiado en que la calle no se incendiará y que Canarias no es un territorio fronterizo, sino una provincia maltratable. Se equivoca. Y es hora de hacer algo para que se entere que se equivoca.

Publicado el por Alfonso González Jerez en Retiro lo escrito ¿Qué opinas?

Hoja de ruta

El presidente del Gobierno canario, Paulino Rivero, ha tenido la gentileza de informar, al cabo de un lustro y pico de catastrófica recesión económica, de que su gabinete tiene una “hoja de ruta” para salir de la crisis. Yo sospecho que la hoja se la fumaron el presidente y los consejeros hace tiempo, pero no quiero ser grosero ni destructivo, y solo deseo dejar constancia de la estupefacción que este descubrimiento ha producido en las organizaciones empresariales y en las fuerzas sindicales que no tenían la menor idea al respecto. Como ocurre con todos los políticos durante el último lustro, Rivero se refugia ya no en grandes palabras – todas las grandes palabras han encogido hasta alcanzar las dimensiones de un medio de choped, cena predilecta por gran parte de la población española y canaria en la actualidad – sino en una suerte de simetría verbal que ordena y redime mágicamente el mundo; no en vano Borges cantó al lenguaje “porque simula la sabiduría”.  Canarias, como comunidad autonómica, no tiene, por supuesto, ninguna puñetera hoja de ruta para salir de ninguna parte, porque esta metáfora sobada e inepta ni siquiera dibuja las dimensiones estructurales de nuestros problemas, que no son, obviamente, solo exógenos y adjetivos. Lo cierto es que lo que pudiera hacer competencialmente el Gobierno regional no lo está haciendo, mientras se toma mucho trabajo en insistir en aquello en que no puede hacer nada.
Lo que pudiera (y debiera) hacer la Comunidad autonómica se desarrolla en cuatro frentes: reforma administrativa y normativa, despliegue de condiciones para atraer inversión española y extranjera, renovación inteligente y hábilmente negociada del REF y planificación de programas y acciones para luchar contra la pobreza, la miseria y la exclusión social, maximizando, a través de la coordinación entre las administraciones públicas, los recursos disponibles. La reforma administrativa se extravío a lomos de una formidable comisión que ha desparecido sin ninguna explicación; la búsqueda de inversiones es un ejercicio ajeno a una cultura gubernamental basada en el clientelismo fosilizado y las intrigas palaciegas, mientras se espera que los banqueros, después de un café en el Hotel Palace, firmen créditos a través de convenios que ni siquiera han deletreado; el REF remitido a Madrid es un texto sancochado en tres tardes parlamentarias que corroe la misma naturaleza de un fuero histórico; y la planificación de programas contra la pobreza y la exclusión social depende todavía de una estrategia pomposa que los sesudos napoleones de la consejera Inés Rojas no terminan de pergeñar. Pero tranquilos, Hay una hoja por ahí. No servirá para llegar a un futuro vivible, pero sí para esconder, durante unos segundos, un presente intolerable.

Publicado el por Alfonso González Jerez en Retiro lo escrito ¿Qué opinas?

En el Palace

La reunión del presidente Paulino Rivero en Madrid con representantes de los grandes bancos españoles y del empresariado turístico del Archipiélago brindó una imagen un tanto bizarra. Lo más sorprendente de la misma estribó, precisamente, en el contraste entre la pompa escenografía organizada – un gran salón en el Hotel Palace  tapizado de rojo con una mesa capaz de acoger medio regimiento de lanceros bengalíes – y las relativas vaguedades en las declaraciones finales. Casi todos los banqueros o bancarios fueron parcos en palabras mientras que Rivero y otros altos cargos del Ejecutivo pusieron el entusiasmo, los parabienes y algunas cifras francamente estupendas. Los bancos habrían expresado su voluntad de abrir “líneas de crédito ventajosas” a proyectos de rehabilitación y reforma de la planta alojativa turística en Canarias. Rivero apuntó al final de la reunión que los créditos podrían alcanzar nada menos los 3.000 millones de euros hasta el año 2020 para convertir en una realidad el plan renove de los hoteles isleños que el presidente defiende – muy razonablemente — como “única alternativa” para el sector de la construcción en Canarias.
El curioso mecanismo para alcanzar el maná crediticio consiste en articular convenios entre el Gobierno autónomo y los empresarios turísticos que serán bendecidos por las entidades bancarias. Pero, al parecer, los directivos de la banca no han leído ni uno solo de dichos documentos y menos aun conocen el “convenio marco” que regula la naturaleza jurídica y el funcionamiento de los mismos. ¿Qué aporta el Gobierno regional en este asunto? ¿Ha recorrido simplemente los despachos financieros para ablandar el corazón de piedra de sus egregios ocupantes hablándoles del sol y las playas de Canarias? ¿Ignoran los departamentos de riesgo y los servicios de estudio de los bancos españoles las cifras y perspectivas de la afluencia turística en Canarias o la situación crediticia de las cadenas hoteleras y las autoridades autonómicas han acudido raudas a explicárselo con patriótico detalle? ¿O es que el mismo Gobierno se arriesga en los convenios todavía invisibles a jugar cierto papel de avalista? Sería extremadamente conveniente que el Ejecutivo y su presidente aclararan estos extremos. Porque la grandiosa y promisoria foto del Palace, con su revuelo de corbatas se seda y su delicado hedor a dinero fresco, no se desintegrará en los próximos años y podría ser testigo de un nuevo y extenuante triunfo de la nadería.

Publicado el por Alfonso González Jerez en Retiro lo escrito ¿Qué opinas?

Yo maté a Paulino Rivero

Dormitaba en mi despacho del barrio Duggi – mes y medio sin que ningún cliente asomara la nariz – cuando comenzaron las campanadas. Los tollos de El Puntero y las campanas no se llevan bien a las cinco de la tarde y no tuve más remedio que despertar. El ritmo de las campanas era solemne y al mismo tiempo apático. Tardé poco tiempo en recordarlo: estaban tocando a duelo desde la Iglesia de la Concepción. Eso solo podía significar que la había diñado un pez gordo. Las campanas jamás recuerdan la muerte de un pobre, ni siquiera de un privilegiado mileurista. Recordé, como si fuera Carvalho, los versos de John Donne: “Por eso no preguntes nunca/por quién doblan las campanas./están doblando por ti”. Pero el gilipollas de Donne murió antes de la caída de Lehman Brothers.
Me arrastré hasta el transistor y la voz aguardentosa de una locutora local, flor verbal de medianías, entró como un huracán de mocos en el despacho:
–Desgraciadamente tenemos que confirmar la noticia (gemido) una noticia que ha conmovido a toda Canarias (puchero) e incluso a las siete islas del Archipiélago y más allá (gemido prolongado). Este mediodía ha sido encontrado en su despacho el cuerpo sin vida (profunda inspiración) del presidente de la Comunidad autónoma, don Paulino Rivero Baute…(llanto inconsolable)…
No pude escuchar más, porque en ese instante cayó con estrépito la puerta del despacho y entraron media docena de agentes de la Policía Autonómica, a los que no identifiqué por sus uniformes, sino porque en vez de pistolas portaban amenazantes chácaras en sus manos. El peor encarado me advirtió terminantemente:
–Arriba las manos y quietecito, pibe, o te cantamos un sorondongo de Valentina la de Sabinosa…
–Dudo que eso sea constitucional…
–Ni respires. Yo la Constitución española la acato, pero no la comparto, así que…
Detrás de la muralla de uniformados surgió un viejo conocido, cuyo nombre recordaba perfectamente.
–El señor Barragán… ¿Sigue usted en el Parlamento? ¿Qué tal le va?
–Viendo el estado de su despacho, mejor que a usted. Estoy aquí como secretario general de Coalición Canaria. No sé haga el tonto. Sabe lo que ha ocurrido.
–Estaba escuchándolo por la radio…
–Primero, debemos descartarlo como sospechoso. A ver…¿dónde estaba usted al mediodía?
–Comiendo tollos en El Puntero…
–Que venga el CSI inmediatamente.
Del grupo de policías se adelantó un tipo alto, flaco y semicalvo que llevaba gafas de pasta.
–¿Usted es del CSI de la Policía Autonómica?
–Yo soy el CSI de la Policía Autonómica. A ver. Eche el aliento en este pañuelo.
Lo miré perplejo, pero le lancé un pequeño eructo. El policía acercó la nariz al pañuelo varios segundos, se lo metió en el bolsillo y se ajustó las gafas.
–No ha sido él. Su coartada es válida. Ha tomado tollos y además con mojo cilantro. Un poco ácido tal vez.
Barragán suspiró largamente.
–Bien. Por puro patriotismo, y en nombre del Gobierno de Canarias, le conmino a usted a colaborar en la identificación y detención del responsable del asesinato del presidente Rivero…
–¿Fue un asesinato?
–Usted dirá. Lo encontramos derrumbado en su despacho con un canario incrustado en la garganta en cuyas alas estaban dibujadas dos letras: la P y la L.
–Humm. Empecemos por lo de siempre. Necesitaría una lista de sospechosos. Ya sabe. Gente que pudiera tener algo en contra del presidente del Gobierno.
–Claro. A ver, chicos – Barragán se dirigió a las policías – búsquenle un ejemplar de la guía telefónica a este señor…
Tres días después había reducido a cinco los sospechosos. Los cité en el mismo despacho del presidente finado: Ana Oramas, Ricardo Melchior, Fernando Clavijo, Antonio Castro y Willy Garcia. Le pedí a un jurista, Fernando Ríos Rull, que me acompañara en el interrogatorio.
–Pero yo, precisamente yo – dijo García-. ¿Cómo se le ocurre?
–Si no está el presidente, no puede firmar su cese.
–Ostia, es verdad. Es una idea cojonuda.
–Yo estaba en Madrid  y lo puedo certificar – aseguró Oramas, agitando un billete de Iberia -. Y jamás le haría tal cosa a un pajarito.
– Yo ya soy inmortal, joven – explicó Melchior — aunque me apena de verdad que entre los simples seres humanos todavía menudeen estas prácticas abominables…
–Yo me estaba probando un chaleco antibalas para la votación del Plan General de Ordenación, tengo testigos y mucha prisa – apuntó Clavijo, mirando el reloj.
–La muerte… ¿La muerte es subir o bajar? ¿Usted qué cree? – la voz de Castro era casi inaudible.
–No perdamos más tiempo – le corté -. Fue usted, Ríos.
El mismo aire pareció congelarse. Todos los ojos se centraron en la figura de Fernando Ríos Rull, rigurosamente ataviada de negro.
–Eso es…una monstruosa locura…yo…admiraba al presidente…era el hombre…que Canarias necesitaba…para siempre…
–Por eso mismo acabó con él. Porque le había contado la verdad en un momento de franqueza o distracción. Que Canarias no existe fuera de las novelas de Vázquez Figueroa. Y usted, presa de una ira incontrolable, tomó un canario de su casa y se lo hizo tragar, no sin antes dibujar esas iniciales en las alas del pájaro: P y L.
–¿P y L? – coincidieron todos, estupefactos.
–Patricio Lumumba, líder de la independencia del Congo. Fernando Ríos, queda usted detenido.
– Sí. Es cierto. Lo hice en un rapto de locura por la patria mancillada. Yo maté a Paulino Rivero. Pero al menos no lo he tuiteado….
El comisionado salió entre dos policías con la cabeza gacha. Todavía pude oír a mis espaldas un comentario de Willy García:
–¿Lo mató por un Lumumba? Qué cosas… Y yo que creía que Fernando no bebía…

Publicado el por Alfonso González Jerez en Me pagan por esto 1 comentario

Laca

El optimismo político de los gobernantes es como la laca. Fija los horrores peludos y protege de cualquier amenaza de descontrol escénico. ¿Qué un ventarrón oscuro sigue derribando empresas y establecimientos comerciales y no dejan de llover parados fuera de las oficinas de desempleo? Pues con la laca del optimismo se pueden hacer maravillas. Mariano Rajoy abrió la veda para un uso de la laca furibundo al que Luis Llongueras no se hubiera atrevido en sus más despendolados tiempos. Las cosas van tan bien que igual en 2015 (casualmente año electoral) quizás baje los impuestos y todo, vaya usted a saber. Muchos presidentes autonómicos no han podido resistirse a la tentación. Ayer Paulino Rivero aseguró que el reparto del crédito extraordinario de 200 millones de euros será una versión del reparto de  los panes y los peces tan mejorada — Cristo no tenía todas las claves — que habrá pasta para disminuir las listas de espera, avanzar en autopistas y carreteras, atender a la población que se ahoga en la pobreza, dotar los salarios sociales y los servicios asistenciales, terminar los hospitales del norte y el sur de Tenerife y contratar a más médicos y más profesores. A todo esto se suma el rotundo compromiso de que en 2014 no se producirán nuevos recortes presupuestarios en la Comunidad autonómica ni se experimentarán más incrementos tributarios.
Dan ganas de llamar a Presidencia y pedir un jacuzzi. La tentación de entender este optimismo peluquero como una broma – esas bromas que se intercambian los condenados a muerte o los verdugos — quizás resulte la única forma para no terminar optando por el suicidio o el asesinato. Tal vez los extraordinarios 200 millones de euros sirvan para amortigüar ese 0,2% de déficit público que Canarias, como el resto de las comunidades autonómicas, deberá arañar en 2014. Pero es que en el año 2015 del déficit (ahora mismo, recordémoslo, situado sobre el 1,2%) deberá reducirse al 0,7%  y en el 2016 al 0,2%, y según todos los indicios y prospecciones, este agotador purgatorio se desarrollará con un incremento del PIB inferior siempre al 2%, es decir, sin que crezcan sustancialmente el empleo, los recursos fiscales, la renta disponible de las familias ni la capacidad de consumo.
Y así se va resistiendo, sin necesidad de sofocar una conflictividad laboral inexistente ni un malestar social crítico que en ningún momento ha cuajado organizativamente, mientras la laca nos impregna ya el cerebro y se sigue prefiriendo la peluquería a la política entre gobernantes y gobernados.

Publicado el por Alfonso González Jerez en Me pagan por esto ¿Qué opinas?