Tocamientos

En una de sus pizpiretas reuniones, un club matinal que se denomina Consejo Asesor de la Presidencia del Gobierno se ha entretenido un rato hablando con el jefe del Gobierno quien, como siempre, les atendió con el interés de un metereólogo de vacaciones. Mientras los sindicatos pedían que no se siguiera desangrando los servicios públicos básicos los empresarios aclararon que subir determinados impuestos moderadamente no serviría para nada. No sé por qué se preocupan los empresarios en repetirlo, porque el Gobierno regional está absolutamente de acuerdo, y el expediente para incrementar la tasa fiscal sobre el tabaco lleva trimestres avanzado a paso de oruga entre los pasillos de la administración pública, si no es que algún interventor lo ha aplastado, sin darse cuenta, al acercarse a la máquina del café (*). Otra cosa es que los empresarios isleños tengan razón, que no la tienen. Gracias a la tímida subida del IVA ha aumentado en apenas tres meses un 44,8% de lo recaudado con este impuesto, lo que ha tenido un papel relevante en la apreciable reducción del déficit público entre julio y octubres pasados.
Son debates que ya viven de prestado. Debates anacrónicos que la realidad económica se llevará aceleradamente por delante. Verán ustedes, el Gobierno central tiene como objetivo básico – compromiso adquirido con Bruselas y sobre el que afilan sus guadañas los mercados de deuda – una reducción del déficit público equivalente a un 6% del PIB para diciembre de 2011. Pero sus previsiones – bastante optimistas—establecen que tal déficit se situará en el 9,3% a finales de este año. Nadie cree que puedan eliminarse nada menos que tres puntos porcentuales del PIB en el plazo de un año. Nos esperan nuevos recortes – en los presupuestos que aprueben las Cortes y en los que se diseñen para 2012 – más amplios y estructurales todavía, con su inevitable correlato en las comunidades autonómicas. ¿Cuánto deberá extirpar de nuevo Canarias en las cuentas públicas de 2012? ¿Doscientos, trescientos, quinientos millones de euros más? Y eso si contar que Portugal entre en quiebra – le debe 110.000 millones de euros a administraciones públicas y bancos y empresas españolas – o que España – más improbablemente –sucumba a sus estrangulamientos, mentiras y debilidades financieras. ¿Alguien, desde los poderes públicos canarios, está previendo escenarios, estrategias, impactos como estos? Los empresarios canarios creen que los impuestos no se les debe tocar, porque es como tocarles las partes íntimas. Muy bien. ¿Alguna otra idea antes de la siguiente ronda de imbecilidades?

* El Consejo de Gobierno aprobó hoy, me dicen, el aumento de la tasa del tabaco. Un incremento muy chiquitín y restringido al tabaco rubio. ¿Será que la mayoría de los concejales de Coalición fuman negro?

Publicado el por Alfonso González Jerez en General ¿Qué opinas?

Deja un comentario

*