Querido Carlitos

Nos llena de orgullo y satisfacción –igualito que si fuéramos borbones – recibir tu carta pepitoria, aunque también nos produce cierta desasosegante extrañeza. No solemos recibir cartas de individuos de más de diez años, pero después de un rato buscando en Internet información sobre Tenerife creemos entenderlo mejor. Tenerife, si no nos equivocamos demasiado, viene a ser una especie de burbuja temporal en el que ha quedado atrapado un modo de relación entre lo político y lo eclesiástico que beneficia publicitariamente, según la vieja alianza entre el Trono y el Altar, a ambas partes. Esta hipótesis quizás quede refrendada por tu reciente visita a un convento de monjas, al que, al parecer, llevaste una cesta de huevos para evitar que siguieran cayéndoles rayos cerca. Si no fuera mucho pedir, nos gustaría que en una carta posterior nos detallases cómo obra este prodigio, porque pese a nuestro enciclopédico conocimiento en materias ocultistas y nigrománticas, hemos sido incapaces de establecer un modelo que relacione causalmente las tortillas (sean francesas, sean españolas) con la meteorología.
Aún así, tu atenta misiva no deja de resultar curiosa. Primero, porque tendrás que reconocer, querido amiguito, que si la moda de algunos políticos de publicar cartas de denuncia, como José Miguel Bravo de Laguna — que este año nos ha vuelto a pedir un pijama — es muy rara, no lo es menos que un presidente del Cabildo, en 2013, les escriba una carta a los Reyes Magos de Oriente. Nosotros, muy honrados, pero la ocurrencia, para qué lo vamos a negar, apesta a naftalina. Hasta los más articulistas más viejunos evitan un recurso semejante. Y en segundo lugar, y te lo decimos como monarcas absolutos de un mágico reino de fantasía consumista,  lo que tú nos pides, el consenso, es lo que más abunda actualmente.  Que tú nos pidas consenso es como si un esquimal nos pidiera hielo picado. Ese acuerdo básico ya está ahí y es lo que se  come a las administraciones y lo que cada vez a más personas no les deja comer. El consenso generalizado que establece e impone férreamente recortes sociales, descensos salariales, precarización del empleo, aceptación de un desempleo estructural considerado como inevitable, patrimonialización de las administraciones públicas. Este consenso aplastante, así considerado, supone la desaparición de la política democrática. Lo que habría que pedir es, precisamente, un disenso. Una disidencia firme e inteligente, programática y autónoma. Si no es así, amiguito Carlos, la cosa se pondrá tan difícil que en muy pocos años o morimos bajo toneladas de cartas o no quedará nadie que nos escriba. Y francamente no sabemos qué sería peor. Atentamente Melchor, Gaspar y Baltasar.

Posdata:

Melchor. El mago de la barba blanca, eh. No vayamos a liarla más.

Publicado el por Alfonso González Jerez en Retiro lo escrito 1 comentario

Respuesta a Querido Carlitos

  1. Franklin Silva

    Hola. Disculpa el atrevimiento, me llamo Franklin Jesús Silva, soy de Venezuela, y estoy tratando de ubicar a Pascasio Jesús Afonso González. De Tenerife, tendrás conocimiento de quién te hablo? De ser así, mucho te agradecería me pusieras en contacto con él. Muy amable y disculpa la molestia.

    Feliz día

     

Deja un comentario

*