Crisis económica

La guerra infinita

Yo entiendo a la gente que no entiende la guerra. De verdad. Esa gente que te dice, leí un artículo de ese estilo firmado por una señora en El País, que todos los esfuerzos deben centrarse en lograr un acuerdo entre la Federación Rusa y Ucrania. Un acuerdo en el que las dos partes ceden en lo suyo hasta resultar – obviamente –satisfactorio para ambas. Es un poco imbécil. Me recuerda el monólogo de Miguel Gila sobre la guerra. “¿Es el enemigo? Que se ponga. Oye. Sí. ¿Pueden no empezar a bombardear hasta las diez de la mañana?”. Putin y su régimen no están dispuestos a hacer concesiones y por eso, precisamente, han invadido Ucrania y matado a miles de personas. La masacre de Bucha no será la última. ¿Las hará ahora? Pues no. Va a reagrupar tropas y centrarse en el control de Donbás. Busca conquistas territoriales e imposiciones políticas y diplomáticas firmadas con sangre de inocentes, que son las que no se olvidan. Una pedagogía, íntima y general, de la muerte y el miedo. Como todas las guerras.

De veras que entiendo a los que se exasperan con los entusiastas de la resistencia ucraniana. Como les gusta el heroísmo de otros. Esta guerra es una prolongación simbólica, para los españoles que duermen caliente, de todas las guerras metafóricas de los últimos años. La guerra contra el régimen de 1978. La guerra contra la crisis y el desmantelamiento del Estado de Bienestar. La guerra contra el coronavirus. La guerra contra la destrucción económica producida por la pandemia.  Todo es guerra y todo es una invocación al combate. “La poderosísima seducción catártica de la guerra y la popularidad de quien promete sacrificios”, como escribía Sánchez Ferlosio. La guerra como una suerte de purificación y un relicario democrático. Mira, creíamos que la democracia representativa era una anciana arterioesclerótica,  poca cosa, una pesadez decepcionante provista de urnas electorales, y fíjate cómo la defienden en Ucrania. Qué bonita es la democracia cuando se puede oler el cuerpo descompuesto de sus mártires. La guerra como partera de la democracia: bien, no es la primera vez que ocurre. No es la primera vez que esta retórica espeluznante se utiliza por políticos, periodistas, académicos y otros grupos manifiestamente desconfiables. La guerra acabaría pronto, es decir, ganarían los ideales democráticos y la soberanía ucraniana, si no se le comprase un euro de gas a la Rusia putinesca. No es el caso. Alemania no está dispuesta a meterse en semejante fregado que puede condenarle a restricciones financieras y económicas imprevisibles o demasiado previsibles. Que Ucrania siga combatiendo bravamente por la democracia, que a mí me da frío. Incluso en abril.

También entiendo a los políticos que procuran no aludir  alas consecuencias de la guerra y que guerrean electoralmente inventando otras. Por ejemplo, los que responsabilizan a Putin de la inflación desbocada o explican que los precios de las materias primas no dejan de crecer. El político ha entrado en una nueva era crítica en la que no tiene ni admite tener responsabilidades. ¿Quién controla a Putin? ¿Quién gobierna las cadenas globales de distribución? ¿Quién se lucra con la subida de precios de las materias primas? El político explica que eso está lejos de su radio de acción. Él no tiene nada que ver, y si es así, ¿cómo se le pueden solicitar responsabilidades? “Pareciera que la guerra significa el momento máximo de la responsabilidad”, escribió Tolstoi, que fue oficial de caballería y participó en matanzas que entonces casi no lo eran, “y sin embargo toda responsabilidad queda atomizada y se quiebra y nadie es responsable indiscutible del horror que está ocurriendo en el campo de batalla, pero también en las calles y en las plazas y en las casas de los vencidos”.

La guerra es un fracaso infinito que nada soluciona y puede destruirlo todo. Pero nadie puede ni sabe renunciar a su hedionda bendición.    

Publicado el por Alfonso González Jerez en Retiro lo escrito ¿Qué opinas?

Sudapollismo

Los datos de empleo son muy mediocres en España, pero francamente buenos en Canarias. El paro bajó en las islas en 3.381 personas el pasado mes de marzo. Se sigue así con una tendencia de recuperación de la actividad laboral que ya cumple un año. Más de 78.000 canarios han conseguido un puesto de trabajo en los últimos doce meses, aunque todavía 200.000 no han logrado salir de la lista del desempleo. Por supuesto, la reciente reforma laboral ha tenido un impacto menor en la mejoría del indicador. La feliz causa ha estado, como suele ocurrir, en el turismo, y más concretamente, en el turismo extranjero. El pasado febrero visitaron el archipiélago 968.000 turistas más que el mismo mes del año 2021, lo que supone  un aumento de nada menos que un 1.203%.  La industria turística ya ha recuperado el 83% del turismo extranjero  que tenían en febrero de 2020, inmediatamente antes de la pandemia, cuando se alcanzaron 1.170.238 visitantes. No se trata de despreciar como irrelevante la acción del Gobierno de Canarias, pero este fuerte incremento turístico, y su efecto directo en el comercio local, es el responsable principal del descenso del desempleo.

Es muy razonable que el presidente Ángel Víctor Torres se congratule por las buenas noticias en materia laboral. A lo largo de su duro y complejo mandato no ha podido dar muchas. Pero confieso que me preocupa que no se contextualice no solo lo muy malo, sino también lo relativamente bueno que está ocurriendo. Uno de los trucos retóricos más desafortunados pero más practicados desde el poder en los últimos tiempos es esa pregunta sobre si estamos mejor ahora o no que hace dos años. Es bastante tramposo. La pandemia es, al parecer, una excusa para argumentar frustraciones, torpezas y límites, pero se la puede utilizar para comparativas exaltantes. Por favor, no me compare la recuperación del empleo respecto al año pasado,  todavía en la coyuntura más crítica de una pandemia universal. Canarias ha mejorado muy ligeramente sus niveles de desempleo respecto a 2019 y no ha aumentado perceptiblemente su cohesión social. Las ayudas públicas – tanto las dependientes del Gobierno central como la del Gobierno autonómico – no han conseguido potenciar la cohesión, pero es que su objetivo no es ese. La cohesión social es fruto de una enseñanza pública de calidad en un marco de igualdad de oportunidades, de una sanidad que funcione razonablemente, de un conjunto de servicios sociales competente, de unas administraciones públicas ágiles, flexibles y muy profesionalizadas,  de una inversión sistemática en investigación y desarrollo y hasta de un sistema de transporte público eficiente y eficaz. En resumen, el prerrequisito de la cohesión social es una sociedad civil fuerte, articulada, con instrumentos de protección social pero también con una sólida autonomía respecto al poder político. La cohesión social no se juega, en ningún caso, sobre una figura como el ingreso mínimo vital o una renta ciudadana que amenaza con convertirse en otra trampa burocrática.

Canarias no ha ganado un fisco de cohesión social en los últimos tres años, aunque sería injusto (y hasta disparatado) acusar al Gobierno de ser el único responsable, cuando ha debido lidiar (con desigual fortuna) con sucesivas crisis. Pero siempre ha sido un equipo gubernamental ajeno a cualquier estrategia de política económica, retraído en política fiscal y retóricamente obsesionado con políticas sociales y medioambientales. Torres y su entourage han renunciado a veces a gobernar – por ejemplo, frente a Madrid—pero nunca a mandar sobre esa sociedad civil débil y empobrecida. Ahora exaltan los nuevos empleos pero no advierten a los ciudadanos sobre los efectos de la espiral inflacionista y los precios de los combustibles, que pueden frenar en seco la recuperación turística (y económica) de Canarias. Como si no ocurriera nada cuando la economía mundial está al borde del abismo de una recesión. Algún columnista carpetovetónico ha resumido brutalmente en una palabra la actitud del Gobierno español pero se ajusta perfectamente al Gobierno canario: sudapollismo.

 

Publicado el por Alfonso González Jerez en Retiro lo escrito ¿Qué opinas?

El Gobierno en la trinchera

Hace un par de días, en la comisión de Hacienda del Parlamento de Canarias, la oposición criticó las insuficiencias del decreto ley de medidas urgentes contra los efectos económicos de la guerra en Ucrania. El decreto salvífico se había publicado esa misma mañana en el Boletín Oficial del Estado y, ciertamente, no se trataba de cuatro folios: era un texto largo y, como todos los similares, ligeramente farragoso. El consejero de Hacienda y Relaciones con la UE – que apenas ha pisado dos veces Bruselas en los últimos dos años y medio — ni siquiera se preocupó en aclarar la voz al contestar que no se había leído el decreto. Yo creo, sinceramente, que ha sido uno de los momentos culminantes de la legislatura. En medio de una crisis universal, con el caos apoderándose de los mercados y bajo una inflación incontrolable que nos empobrece a familias y empresas día a día – absténganse los cardiacos de consultar el IPC de marzo – el vicepresidente y titular de Hacienda del Gobierno autonómico les traslada a los diputados que no se ha leído un decreto cuyas medidas afectarán –para bien o para mal; seguramente para poco – la fragilizada economía de su país. Meneño. Igual no duerme bien. Igual estuvo en un asadero que se prolongó hasta las tantas. Igual está leyendo En busca del tiempo perdido y se le ha atragantado la magdalena. Igual es un político ya anacrónico que solo sabe gobernar pastoreando vacas gordas y rodeado de serviciales palmeros. Igual.

Todas las señales indican el alto riesgo de una recesión en Canarias, en España y en Europa. Es una delicia – bueno, no – descifrar el rostro estupefacto o irritado de toletes socialdemócratas o comunistoides que no entienden a qué viene esto de la inflación. Bueno, suele ocurrir cuando te dedicas a meter dinero a espuertas en circulación. La invasión rusa ha terminado por empeorar aún más la situación. La inflación conspira contra el potencial de dinamización y arrastre de las inversiones de los fondos europeos extraordinarios: está comprometida la anunciada creación de puestos de trabajo y el efecto modernizador que las perras del programa Next Generation ejercerían sobre el sistema económico español.  Hace poco, con una imprudencia que tiene algo de demencial, el Ejecutivo de Ángel Víctor Torres redujo a un 25% su previsión de crecimiento del PIB canario. Blas Acosta, viceconsejero de Economía gracias a sus problemas judiciales, soltó con ejemplar necedad que en un escenario “intermedio” el PIB canario crecería un 6,3%  y se crearían unos 24.000 puestos de trabajo. Es la fiesta de Blas, de la que todo el mundo sale con un gráfico de más. Yo entiendo que organizaciones empresariales y sindicales le deben mucho al Gobierno. A todos los gobiernos. Pero no sería superflua alguna reacción en beneficio de nuestra supervivencia y de la viabilidad de Canarias. Ya está bien de sandeces, fantasías, excusas,  inercias, propaganda indecente, narcisismo ridículo, retóricas épicas, desprecios tontainas.

El mismo Torres anunció que el decreto ley incluiría “medidas específicas para Canarias”. Las medida es en realidad es una –aumentar las bonificaciones al transporte de mercancías, y encima han excluido el transporte interinsular de mercancías. Por su parte nada. Absolutamente nada mientras empeora la borrasca económica e inflacionista. Porque las fuerzas que sustentan al Gobierno están paralizadas por el miedo y en una coyuntura excepcionalmente grave no están dispuestas a tomar medidas excepcionales, como recurrir al endeudamiento de la Comunidad autonómica. Han cavado una trinchera y esperan a que escampe para no tomar ninguna iniciativa que conlleve riesgo político. Una trinchera maloliente y profunda como una tumba. 

 

Publicado el por Alfonso González Jerez en Retiro lo escrito ¿Qué opinas?

Pequeñeces

Sentirse pequeño ante la pequeñez de los que mandan. Que sea imposible escuchar en el Parlamento de Canarias una reflexión de mínima solvencia política e intelectual sobre la situación de Canarias en el contexto de la crisis abierta con la invasión de Ucrania por la Federación Rusa y una previsión, al menos general, sobre sus impactos negativos y las medidas que se pueden tomar en caso de agravamiento de la catástrofe. Casi todo el primer día del pleno parlamentario que finalizó ayer se dedicó supuestamente a eso y, sin embargo, no se pudo escuchar nada que no fueran ocurrencias, titulares, bobadas cantinflescas. A uno y otro lado, aunque lo peor, sinceramente, es que el presidente del Gobierno autónomo no asumiera en esta hora cierto liderazgo. Nada. Absolutamente nada. Ha estallado una guerra cerca del centro de Europa, los rusos amenazan a varios países de su entorno, la Unión Europea toma decisiones legales, normativas y financieras inéditas en su historia pero nuestra élite política se dedican a papar moscas o, todo lo más, a soltar discretas y solidarias necedades. Una diputada de CC, Nieves Lady Barreto, se dirigió a la consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca, la también palmera Alicia Vanoostende,  para señalarle como en muy pocos días, a raíz de la crisis ucraniana, se había incrementado casi un 40% el precio medio del pienso ganadero que se consume en las islas.  Ucrania es primer productor del mundo en centeno y el tercero en maíz. Este encarecimiento tiene otros orígenes, por supuesto, como la sequía y la especulación (los fondos de inversión están penetrando fuertemente en el mercado de los cereales en Estados Unidos y Europa).  Barreto concluyó su intervención advirtiendo que los precios, muy probablemente, seguirán escalando, y en muy pocas semanas podrían ser inasumibles para los ganaderos, y pidió que la Consejería de Agricultura y Ganadería estableciera inmediatamente nuevas ayudas directas a los productores. La respuesta de Vanoostende – que es, desde un punto de vista técnico, de lo mejorcito del Gobierno de Torres – ejemplifica perfectamente lo que intento decir. Primero, por supuesto, se ha reunido con todo el mundo;  segundo, su departamento “plantea” una nueva ayuda extraordinaria del sector ganadero de unos 7,5 millones de euros; tercero sus técnicos “están preparando” una propuesta de modificación del REA; y cuarto, no hay que olvidar los planes forrajeros de los cabildos, al que el Ejecutivo ha destinado la estratosférica cifra de 1.300.000 euros. La diputada Barreto se quedó con las ganas y una cara de estupefacción indescriptible. ¿Es que la consejera no ha entendido que los ganaderos necesitan las perras ya y que el sector se puede hundir en un par de meses? ¿Qué otra puñetera cosa se debe entender? Siempre es lo mismo: anuncios, reuniones, titulares, millones por aquí y por allá y nada entre mis manos ahora mismo que es cuando nos la estamos jugando.

Gobernar es también sobreponerse sobre el instante de una crisis oscura y compleja y tomar decisiones inmediatas, no atender los asuntos públicos como si el poder ejecutivo fuera una papelería. Las ayudas a los ganaderos isleños para garantizar el forraje de sus animales deberían estar ya disponibles. Las reservas de combustible  en Canarias (supuestamente en las islas están depositadas el 4% de las reservas de petróleo de España) durarían, en caso de desabastecimiento, poco más de dos meses, y tal vez lo más prudente sería duplicarlas. Nada impide al Gobierno autonómico aplicar medidas de alivio fiscal desde pasado mañana mismo. La recuperación económica está comprometida y cerrar los ojos a la realidad no es quietismo político u optimismo antropológico – las golosinas preferidas por el presidente Torres – sino algo parecido a la irresponsabilidad que, entre otras cosas, pueden llevarse por delante la mitad de los empleos creados en el último medio año.

Publicado el por Alfonso González Jerez en Retiro lo escrito ¿Qué opinas?

El poder de un Gobierno rico en una sociedad empobrecida

 

Román Rodríguez: "No vamos a tocar la fiscalidad ni recortaremos el gasto  público" - La Provincia

Estoy aplastado en la tribuna de prensa del Parlamento de Canarias. Sobre mí, como sobre el espinazo de todos los presentes, caen las decenas, cientos, miles de millones que el vicepresidente y consejero de Hacienda, Román Rodríguez, anuncia un día tras otro desde que salimos del confinamiento pandémico. No sé cuánto dinero es ya. Un río de euros incesante que salen triunfalmente de la boca de Rodríguez para salpicarnos de gozo y dejar claro a la oposición que no tiene nada que hacer y a los ciudadanos que no hay que preocuparse: Dios (es decir, el Gobierno) proveerá. Y entonces se consolida mi convicción de que esto no va a salir bien. No quiero decir que, necesariamente, todo este dineral esté cebando una catástrofe, pero no se van a conseguir los objetivos que cacarea el vicepresidente, más retóricos que económicos. En primer lugar la administración autonómica – por no hablar de cabildos y ayuntamientos – no está en condiciones –y me refiero a condiciones técnico-administrativas y organizacionales– de gastar toda esa pasta. ¿Recuerdan esos 1.144 millones en ayudas directas a pymes y autónomos transferidos por el Gobierno central? “Canarias recibirá más dinero que nadie y más que nunca”, gritó entusiasmado Román Rodríguez. Pues bien: el plazo de solicitud se cerró el 28 de julio, y hasta el día de hoy, dos meses después, solo se habían concedido 100 millones. Lo mejor hubiera sido, por supuesto, y tal y como se ha hecho en Estados Unidos, Alemania o Japón, que el propio Estado inyectase este dinero a las empresas desde el conocimiento que tiene el Ministerio de Hacienda de su situación fiscal. Se manda un cheque o se hace un ingreso en la cuenta corriente y sanseacabó. En el hispánico modo se actúa como si esto no fuera una emergencia y las pymes pudieran esperar semanas o incluso meses para disponer de una mínima liquidez. Pese a la ayuda de las Cámaras de Comercio se está haciendo mal, y no por ánimo destructivo o deliberada torpeza: sencillamente los procedimientos administrativos tradicionales son demasiado lentos,  torpes y, en este caso, letales, para una intervención de esta naturaleza.

Pero no es solo eso. En los análisis – o los tropos – del vicepresidente Rodríguez está un fondo perturbador, un fondo ligeramente turbio en el que late la confianza de que el Estado –en este caso la comunidad autonómica – puede y debe jugar a la ingeniería económica y empresarial desde la gestión de fondos financieros muy amplios, como los asignados por la Unión Europea y el propio Gobierno central. Este Gobierno de Canarias, el presidido por Ángel Víctor Torres, es el más poderoso e influyente de toda la crónica autonómica, y tiene a la élite empresarial comiéndole de la mano y a una sociedad civil complaciente y temerosa que no se ha reorganizado y galvanizado por la crisis sino que, muy al contrario, se ha acurrucado en su propia debilidad, una sociedad civil agotada que anhela una gubernalización sistemática las actividades económicas como única vía de salvación. Por eso es tan ridículo, por mencionar solo una estridencia, que Podemos proteste por las campañas contra el Gobierno de Canarias. A este Gobierno ningún poder está en condiciones de hacerle una campaña. Dentro del Gobierno y su zona de influencia estás relativamente a salvo de la catástrofe, fuera crece una oscuridad en la que no hay salvación y como explican las Escrituras, “la noche de Dios es infinita”.

El consejero de Hacienda suele repetir eso de las políticas anticíclicas que le enseñó el vice Fermín Delgado hace varias legislatura, pero es falso. El Gobierno canario no hace políticas económicas anticíclicas. Si ni siquiera sabemos aún si algún proyecto de inversión en las islas será respaldado por los fondos Next Generation. Políticas anticíclicas no son ayudas a pyme, prolongación de los ertes o esmaltar una y otra vez el escudo social, sino crear viviendas, sustituir infraestructuras,  levantar colegios, rehabilitar de edificios y entornos urbanos: dinamización de la economía real y creación de empleo. Y eso ni está ni se le espera.       

Publicado el por Alfonso González Jerez en General ¿Qué opinas?