La Palma

Degradación democrática

Ayer, en una entrevista en la COPE, Anselmo Pestana ha pretendido desacreditar a los manifestantes de Puerto Naos y La Bombilla acusándolos de ser marionetas de Coalición Canaria. Se me antoja fascinante. Pestana es el delegado del Gobierno central en Canarias y es socialista. No es que sea militante del PSOE. Es que ejerce como secretario general del PSOE de La Palma, siendo reelegido como tal recientemente después de verse obligado a forzar el reglamento para repetir las primarias. Y, sin embargo, estoy seguro de que el señor Pestana se sentiría ofendido si alguien cuestionara su neutralidad institucional por dirigir una organización política que cogobierna en su isla, en su comunidad autónoma y en España. Más que ofenderse, probablemente, el señor Pestana se encochinaría mucho. Y, sin embargo, estas declaraciones del delegado demuestran inequívocamente que ha perdido, si es que la tuvo algún día, esa neutralidad institucional que exige su cargo y que debiera definir sus actitudes en la esfera pública.

Si la manifestación la hubieran integrado militantes socialistas con el propósito de jalear alabanzas a Pedro Sánchez y a Ángel Víctor Torres el señor Pestana, a buen seguro, no mencionaría la militancia de los manifestantes. Quiere decirse que aunque todos y cada uno de los manifestantes de hace un par de días  fueran afiliados de CC no estarían desautorizados para expresar su crítica y su protesta por la inacción de las autoridades. El  señor Pestana actúa y habla no como un delegado del Gobierno, sino como un gobernador civil en los tiempos que tu bordaste en rojo ayer, cuando desde el cuarentañismo se definía siempre a los pocos que se atrevían a protestar como comunistas, rojos, masones y demás ralea. El señor Pestana es un síntoma bastante patético de la degradación democrática de las instituciones públicas. En la manifestación del pasado domingo, en Puerto Naos, quien leyó el manifiesto demandando mayor celeridad en las ayudas y soluciones más realistas fue la campeona mundial de Taewondo, Rosana Simón, vecina de Puerto Naos precisamente. ¿En la señora Simón una peligrosa coalicionera? ¿La tiene fichada el señor  Pestana en su libretita con el puño y la rosa? ¿Por qué intentó el señor Pestana impedir la manifestación – no pudo hacerlo – y cómo lanza afirmaciones sin la más mínima prueba para sustentar lo que dice y repite goebbelesianamente? ¿Realmente piensa que está en condiciones de apabullar a los damnificados con su insultante bravuconería?

La sociedad civil de La Palma no es precisamente fuerte, no está particularmente cohesionada y su autonomía frente a los poderes públicos es harto limitada. Presenta pues todos los déficits democráticos de una sociedad extremadamente dependiente de los presupuestos públicos. Efectivamente el plátano representaba hasta hace un año más del 11% del PIB palmero; indirectamente su participación en el mismo podría ascender hasta un 26 o 27%. Pero cabe recordar que el plátano sin ayudas y subvenciones hace años que no sería un cultivo rentable pese a la excepcional calidad de la fruta. Casi un 21% de los palmeros tiene más de 65 años y solo un 26% tienen menos de 29.  Todos estos datos (economía casi estructuralmente dependiente de fondos públicos, envejecimiento de una  población estancada donde una de cada cinco personas es pensionista, nivel asociativo relativamente bajo) dibujan precisamente un organismo social con dificultades objetivas para practicar la crítica, la disidencia, la distancia higiénica del poder público. Y en eso confía el señor Pestana y sus superiores políticos. En eso confía para seguir combinando las promesas de ríos de leche y miel con los empujones, las descalificaciones y las prohibiciones. Para ser palmero conoce muy mal a los palmeros. 

Publicado el por Alfonso González Jerez en Retiro lo escrito ¿Qué opinas?

Mitin del aniversario

Estaba convencido de que no se atreverían, pero lo han hecho. Ayer domingo, el mismo día en el que fue frustrada por la Delegación del Gobierno una manifestación de protesta de los vecinos de Puerto Naos y La Bombilla, Ángel Víctor Torres se montó otro pequeño mitin en La Palma en la víspera del aniversario del primer rugido del Tajogaite,  acompañado de dos ministros, Félix Bolaños y Diana Morant. En realidad esta indecente puesta en escena, otra ocasión para el onanismo triunfal del Ejecutivo,  es lo que explica que Anselmo Pestana prohibiera la manifestación de los desalojados de Puerto Naos. Quedaba un poco raro que Torres charloteara sobre una prodigiosa gestión de la catástrofe mientras varios centenares de vecinos estuvieran expresando su hartazgo y su rechazo ante esa gestión.

El presidente canario no ha perdonado ni el primer aniversario del volcán para seguir con su campaña propagandística. Al contrario: ha pretendido capitalizar la efemérides. Se ha convertido él mismo en un volcán que no arroja lavas ni cenizas, sino cifras y éxitos. Me he cansado de decir (como otros muchos) que el Gobierno canario reaccionó rápida y adecuadamente en la primera etapa de la situación de grave emergencia que sufrió La Palma durante el periodo eruptivo. Pero una cosa es atender una emergencia y otra diseñar una estrategia consensuada, coordinada y eficaz para la reconstrucción de la isla y una redefinición (indispensable) de su modelo de crecimiento económico. En medio –en la etapa de la rehabilitación y reposición de infraestructuras — el gabinete de Torres también está fallando. Sin duda representa un éxito poder dotar de riego a las plataneras que se han salvado o construir una carretera de seis kilómetros sobre coladas para reconectar el sur con Los Llanos de Aridane. Pero no hay ningún motivo ya no para el triunfalismo, sino para esa grotesca y untuosa satisfacción que exudan los cargos públicos socialistas. La recuperación de la vivienda está sufriendo retrasos incomprensibles. Más de 200 palmeros siguen instalados en hoteles. A los que han conseguido un apartamento de alquiler solo se las abona un 50% del mismo. Se han entregado 60.000 ridículos euros – menos de lo que ha ganado en el último año cualquier director general del Gobierno autónomo – por vivienda destrozada. Los ayuntamientos afectados pasan por una complicada situación financiera y en algún caso –como en el de Los Llanos – no ha entrado un céntimo de ayuda estatal. Puerto Naos y la Bombilla son localidades fantasmales por la emanación de gases tóxicos, pero como viviendas y establecimientos no han sido destruido por la lava y el fuego, los agonizantes propietarios ni pueden volver a ellos ni cobrar seguros ni optar a indemnizaciones. Y no, no son las únicas torpezas, ninguneos y disfunciones de la gestión gubernamental, que fulmina cualquier crítica exigiendo unidad entre las administraciones, es decir, un silencio cómplice y torticero. El faraónico Plan de Empleo aprobado en los despachos pos los pestanas para mayor gloria marketinera se parece demasiado a una estratagema clientelar que entorpece la recuperación empresarial de la isla y su muy comprometido dinamismo económico.

Lo de ayer en La Palma no fue un acto institucional, sino político y electoral, con apelaciones directas al PSOE, “el partido que más se parece a la gente”, como dijo  Diana Moranty, quien al parecer de gente sabe un rato largo. Torres la invitó para anunciar que el Centro Nacional de Vulcanología “le toca a Canarias”. Qué encanto. Como una tómbola en la que hemos salido agraciados por nuestra simpatía, nuestro clima o nuestro parecido con la señora Moranty. Ellos – Torres, Pestana, Bolaños, Moranty- sí que se parecen  mucho, pero no diré a qué sin un abogado al lado.   

 

Publicado el por Alfonso González Jerez en Retiro lo escrito ¿Qué opinas?

Viaje al centro de la jeta

Me gusta imaginar a José Antonio Valbuena y a Blas Trujillo leyendo al unísono, a la luz de una vela negra, el mensaje encriptado por Arne Saknussem que supo descifrar el profesor Otto Lidenbrock : “Desciende al cráter del Yocol de Sneffels, que la sombra del Scartaris acaricia antes de las calendas de julio, audaz viajero, y llegarás al centro de la Tierra, como he llegado yo”. Pero no, Valbuena y Trujillo no aparecieron sorprendentemente en Islandia por razones juliovernescas sino “para conocer de primera mano la pequeña isla de Heimaey y su experiencia tras la erupción volcánica de 1973 y tomar ideas de cara a la reconstrucción de La Palma después de lo ocurrido con el volcán de la Cumbre Vieja”.

Los consejeros del Gobierno autónomo se incorporaron a una misión institucional organizada por la Cámara de Comercio de Gran Canaria y el Consulado islandés en las islas. También se sumaron el viceconsejero de Transición Ecológica, Miguel Ángel Pérez, la directora general de Energía, Rosana Melián, y el Comisionado para la Reconstrucción de La Palma, Héctor Izquierdo.  Los políticos han emitido un comunicado muy cuco, pero lo que debería reclamárseles es un informa exhaustiva de esa primera mano tan curiosa, de los contactos establecidos y de la información obtenida, no una veintena de renglones bajo la el logotipo del Ejecutivo.  Una explicación, por ejemplo, de lo que hacía en esa visita el consejero de Sanidad, a no ser que se haya acercado a Islandia para emprender una profunda investigación sobre las aguas termales de la isla y sus efectos salutíferos. ¿No necesitaríamos, de verdad, aguas termales en Canarias? ¿Por qué no mimetizar con toda la energía geotérmica que tenemos la oferta termal de Islandia? No se entiende bien que ya metidos en la misión no los acompañasen Sebastián Franquis, Elena Máñez y Yaiza Castilla. Sobre todo la señora Yaiza Castilla. Con lo que le gusta una sauna a don Casimiro Curbelo.

Ahora mismo no está disponible más información sobre los resultados del viaje. No es que sea negativo intentar aprender de experiencias ajenas en la reconstrucción de un territorio tras una catastrófica erupción volcánica, por supuesto. Pero tal vez, solo tal vez, hubiera sido más inteligente y provechoso hacerlo antes y planificar esas incursiones: dentro de unos días se celebrará el primer aniversario del comienzo de la erupción, que se prolongó hasta principios de diciembre. Las preguntas, por supuesto, son obligatorias. ¿Sólo viajaron los cargos políticos? Le acompañó algún técnico vinculado directa o indirectamente con la reconstrucción de La Palma? ¿Cómo van a Islandia para esto dos consejeros, un viceconsejero y una directora general del Gobierno autónomo y no el presidente del Cabildo palmero o los alcaldes de los municipios afectados? Si se trata de un garbeo exclusivamente político (malo) al menos que sean invitados los responsables palmeros. Si se trata de anotar y contrastar experiencias y estrategias económicas, laborales o territoriales, que acudan los técnicos. ¿Está previsto ya aproximadamente algo de esto? ¿Se ha planteado seriamente una expedición de técnicos y especialistas de las administraciones públicas de Canarias a Islandia y su periferia? Una veintena de técnicos estudiando y absorbiendo información durante dos o tres semanas, por ejemplo. ¿O todo ha sido un rápido viajito al que se sumó el señor Trujillo porque es de natural novelero y jacarandoso?

Lo que ha ocurrido en La Palma – lo que sigue padeciendo la isla – merece un poco más de rigor, de respeto y de atención que la que cabe en una nota de prensa, en un titular zumbado, en una foto felices y sonrientes como si hubieran llegado al centro de la Tierra, al centro mismo de su jeta.       

 

 

Publicado el por Alfonso González Jerez en Retiro lo escrito ¿Qué opinas?

Otra patada

En el último pleno del Parlamento de Canarias, una señora que ejerce –o al menos cobra – como portavoz del grupo socialista proclamó que frente a la falsía de “Madrid nos roba” está el maravilloso ejemplo cotidiano del Gobierno de Pedro Sánchez que no deja de  firmar convenios y transferir millones y millones de euros a las islas. Los transeúntes isleños deben caminar con cuidado por las calles para no resbalar sobre los billetes de 500 euros que nos trae el alisio de La Moncloa. Si a uno le quedara alguna reserva de asombro, por supuesto, habría pegado un respingo al escuchar semejante sandez. Ese empeño de los psocialistas isleños de presentar a Coalición Canaria como una peligrosa fuerza extremista, enamorada del catastrofismo apocalíptico y enemiga del diálogo es digno de mejor causa. Lo más hilarante, mijita, es que el partido catalán que más ha insistido en acusar de ladrón al Gobierno central es ERC, aliado del PSOE en el Congreso y el Senado y sin cuyo apoyo Pedro Sánchez no podría seguir en el poder. Pero profieren necedades como esta y se quedan tan tranquilas. Total se van a levantar las mismas 5.000 púas a finales de mes.

Ayer los diputados socialistas –todos, también cada uno de los canarios – se opusieron a una propuesta de resolución presentada por CC en la Cámara Baja para que se aplique a todos los residentes palmeros una reducción de hasta 60% en sus declaraciones del IRPF hasta 2032.  Sin embargo, la propuesta de resolución presentada y defendida por Ana Oramas fue aprobada gracias a la abstención de Podemos y de Ciudadanos: hay que tomar nota y aplaudir a unos y otros por demostrar su sensibilidad y su compromiso con los ciudadanos palmeros, que padecen una economía fuertemente deprimida.  Soy incapaz de recordar cuántas veces se desplazó Pedro Sánchez a La Palma para lucir palmito, siempre acompañado por Ángel Víctor Torres con compasiva sonrisa de viuda triste y al fondo Anselmo Pestana transmutado por un incesante ataque de idolatría. Todavía cientos de damnificados del volcán de Cumbre Vieja duermen en hoteles y apartahoteles mientras el consejero de Obras Públicas y Transportes se pavonea por haber firmado (por supuesto) otro convenio de una importancia capital, con fondos Next Generation y chitón. Todo esta grotesca comedieta –en la que se combina la ineptitud, el cinismo y la altanería — comienza a ser bastante insufrible.

Que Pedro Sánchez y su jacarandosa ministra de Hacienda asuman el contenido de la propuesta de resolución es tan probable como que Nayra Alemán diga algo con un mínimo interés político durante el resto de su vida. Los diputados canarios, sin embargo, deberían explicar si no temen terminar sufriendo una peligrosa desviación de la espina dorsal por su gusto inmoderado por la pleitesía. Más sofocante resultó todavía escuchar al presidente Sánchez que no, que no financiará billetes de guagua para que esa medida supuestamente antiinflacionaria de ofrecer gratis total los trenes de cercanías tenga cierto correlato en Canarias. Sánchez mencionó  las subvenciones al transporte de personas y mercancías establecidas en Canarias como pretexto para no mover aquí un pelo. Es inocente suponer que el presidente desconoce que esas ayudas están incorporadas al REF y no tienen carácter extraordinario. El señor Sánchez, como todos los ministros del área económica, lo saben perfectamente. Simplemente existe un límite de gasto para esta medida y ese límite excluye el transporte interior en Canarias. Ni los socialistas canarios ni el Gobierno autónomo han abierto la boca para exigirle nada al señor presidente. Al contrario: justificarán con un menesteroso argumentario este nueva patada a la comunidad autónoma y a sus habitantes. Que suerte vivir aquí, tan lejos de Pedro Sánchez, tan cerca de Ángel Víctor Torres.

 

 

Publicado el por Alfonso González Jerez en Retiro lo escrito ¿Qué opinas?

Hosanna, Pestanna

A servidor le parece perfecto que las direcciones del PSOE  — la federal y la canaria – hayan maniobrado lo indecible para que Anselmo Pestana, que no ganó las elecciones para la secretaria general de la organización insular en marzo, revalide ahora su cargo. Allá ellos. Si los socialistas palmeros están dispuestos a tragar este enorme y viscoso sapo es asunto estomacal suyo. Pestana, un político singularmente torpe, progresivamente ensoberbecido y al que quedaría grande un uniforme de boy scout, se dedicó a afiliar  irregularmente a decenas de gentes simpáticas e incluso así solo consiguió empatar con Francisco Paz, alcalde de San Andrés y Sauces. Para la “segunda vuelta” contó con todo el apoyo de Madrid y Las Palmas de Gran Canaria para apretar tuercas, formular promesas, gritar ajijides, sacar a abstencionistas y asqueados de sus casas…y aun así solo ha logrado ganar a Paz por un mezquino puñado de votos.

Obviamente ha debido pagar un alto precio para que la nueva comisión ejecutiva insular saliera adelante. Entre las cuatro (4) vicesecretarias generales está, por supuesto, Francisco Paz, ahora número dos del partido. Como Ángel Víctor Torres no se fía – y hace bien – de la habilidad política de Pestana ha colocado como vicesecretaria general segunda a Alicia Vanoostende, su consejera de Agricultura y Pesca, y como secretario de Organización a Manuel Abrante Brito, discreto y cumplidor diputado regional, con amplia experiencia previa en el ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma. Ha quedado suficientemente claro. Anselmo Pestana, delegado del Gobierno en Canarias, fiel ejecutor y custodio de la vergonzosa gestión de la migración de origen africano que han recibido las islas, debía ser el secretario general del PSOE palmero como sea. Porque Pestana –además – es torrecista leal y cabal y le tienen prometido el número uno en la lista al Parlamento el próximo año. Su destino electoral debería ser el Cabildo, pero según las encuestas la gente lo mastica, pero no lo traga. No es demasiado improbable –por así decirlo — que el alcalde Paz sea presentado a la corporación insular. Aunque está por ver que le volviera a conceder la Presidencia del Cabildo de La Palma al PP.

Por supuesto, Ángel Víctor Torres estuvo presente en la clausura del PSOE de La Palma para repartir sus mantras, lo que hace como las azafatas reparten las chocolatinas en los vuelos de Binter: con prisas, sonrisas mecánicas y agradecimientos dudosamente emocionantes. A saber, que Canarias está mejor, mucho mejor, que en julio 2019, y que si no lo está es por culpa de la pandemia, de la crisis económica que provocó el virus, de la inflación, de la quiebra de Thomas Cook, de los incendios forestales, de las erupciones volcánicas en La Palma, de la guerra en Ucrania. Si todos estos desdichados acontecimientos no se hubieran producido, Canarias sería, actualmente, la Finlandia del Norte de África. Que molesta es la Historia y esa manía suya de que ocurran cosas y más cosas. El presidente del Gobierno dejó lo mejor para el final: el anuncia de más “inversiones millonarias” de la administración del Estado para La Palma. O sobre La Palma. O con La Palma.  O todo a la vez. Uno sospecha que a los alcaldes, concejales y diputados presentes se les torció el gesto con un fisco de nerviosismo. Más millones. A ver cómo le explico a mis vecinos (a mis electores) que lleguen más millones a la isla cuando todavía cientos de palmeros viven en soluciones habitacionales de emergencia. Porque lo que para Torres es combustible retórico (esos millones y millones que anuncia heroicamente desde hace meses) para sus compañeros en La Palma son un lastre, un motivo de más preguntas irritadas, más protestas iracundas, más desconfianza y hartazgo por los miles de damnificados y sus familiares. A veces parece que Torres, simplemente, no sabe lo que hace. Por ejemplo, cuando va a La Palma, cuando piensa en La Palma, cuando improvisa en La Palma.     

Publicado el por Alfonso González Jerez en Retiro lo escrito ¿Qué opinas?