Las soledades de María Rosa Alonso

No cabe asombrarse por lo escrito y escuchado en los medios de comunicación con ocasión de la muerte de la escritora y profesora María Rosa Alonso. Vivió largamente, hasta morir cumplidos los 101 años, y gracias a esa longevidad, cargada de lucidez hasta el penúltimo día, pudo disfrutar de homenajes y reconocimientos de instituciones y administraciones públicas. Pedir además que muchos de los que la lisonjearon – y otros tantos que han firmado apresurados obituarios – tuvieran una remota idea de su lugar en la literatura canaria – y en el estudio de la literatura canaria – es quizás pedir demasiado. Por fortuna, entre tanta faramalla de distinciones, premios y medallas, el Instituto de Estudios Canarios publicó el año pasado un volumen, Entre dos orillas, en el que un conjunto de profesores universitarios sondean, desde variadas disciplinas y perspectivas, la obra y la personalidad de María Rosa Alonso: una de las biografías intelectuales más curiosas del siglo XX canario, excepcional y al mismo tiempo impensable fuera de sus circunstancias históricas y culturales. José Ortega y Gasset –en cuyas clases, como oyente, asistió una Alonso que jamás olvidó su magisterio — se solía referir a una definición de Dilthey: “La vida es una misteriosa trama de azar, destino y carácter”. La escritora vivió intensamente esta trama y se negó lúcida y empecinadamente a perderse en ella. Su brújula fue una curiosidad incesante, el amor a la literatura, el placer de gozarla, entenderla y enseñarla. Ni le amilanaron las soledades que debió sufrir ni jamás se consideró a sí misma nadie singularmente importante, siquiera en la pequeña cultura local.
Las soledades de María Rosa Alonso. La primera, y la más obvia, fue el exilio. La soledad del exilio. Hija de un republicano moderado, hermana de un político que, como diputado, perteneció a la mayoría parlamentaria del Frente Popular, Alonso vió interrumpido sus estudios en 1936 – los que logró cursar entre estrecheces en la Universidad Central de Madrid gracias a una beca del Cabildo — y no los pudo terminar, entre agonías y amarguras, hasta acabada la Guerra Civil, en 1942. María Rosa Alonso no pudo soportar la Universidad franquista, repleta de curas y militares, miserable física e intelectualmente, un muladar de ignorancias, dicterios y humillaciones. Republicana y filosocialista sobrevivió por la protección de algunos maestros y porque era una joven de vida estudiosa y discreta que nunca militó en partidos y sindicatos (¿cuándo dispondremos de una historia social y cultural de la universidad canaria?). Pero su horizonte académico más alto – y bien lo sabía – era la de profesora adjunta. Después de intentar infructuosamente acceder a una cátedra en 1952 toma una decisión definitiva: abandonar Canarias y España. Y así el resto de su vida académica los pasó en la recoleta Universidad de Mérida. Conviene señalar que Alonso pudo quedarse perfectamente en Canarias. Pudo optar, por ejemplo, en continuar como adjunta e intentar una cátedra de Enseñanzas Medias, como haría su amiga Mercedes Machado, la primera mujer licenciada en Derecho por la Universidad de La Laguna, a la que nunca se permitió ejercer. Si se decidió por el exilio fue por su real gana, porque no soportaba la miseria cultural y espiritual del franquismo, porque todas sus esperanzas progresistas y liberales de la juventud (y singularmente el magno proyecto del Instituto de Estudios Canarios) se habían reducido a cenizas en la Guerra Civil y con el triunfo brutal y embrutecedor de los militares sublevados. Pero ese exilio – en el que trabajó intensamente – no fue una renuncia: se las arregló para seguir colaborando, aunque menos intensamente, con revistas y medios de comunicación isleños. Con mantenerse informada de lo que se publicaba en Canarias. Con mantener relaciones epistolares con antiguos profesores, condiscípulos y amigos. El franquismo pudo expulsarla físicamente de Canarias, pero no yugular su vocación por Canarias como filóloga y crítica literaria.
La soledad de un magisterio imposible. María Rosa Alonso abominaba de aquellos (como sus revoltosos amigos de Gaceta de arte) que rechazaban cualquier magisterio y proclamaban, como adenda de su condición de vanguardistas en lo artístico y progresistas en lo social, que no tenían padre ni madre conocidos. Alonso siempre guardó un respeto casi reverencial hacia sus profesores, aquel plantel universitario excepcional de la II República en el campo de los estudios literarios, historiográficos y filosóficos. Pero la que era, sin duda, una de las mejores filólogas canarias de la primera mitad del siglo XX (basta para corroborarlo su monumental estudio, presentado como tesis doctoral, sobre el Poema de Viana) no pudo impartir el magisterio en su propia tierra. El proyecto del Instituto de Estudios Canarios, que impulsó siendo una joven estudiante de apenas 20 años, fue bastardeado por el régimen franquista y sus secuaces en la Iglesia Católica y en la propia Universidad. Parcialmente inspirado en el Centro de Estudios Históricos que dirigieron Ramón Menéndez Pidal y Manuel Gómez Moreno, el Instituto de Estudios Canarios pretendían introducir y establecer rigor científico y técnico en los estudios literarios e historiográficos y acabar, según la propia María Rosa Alonso, con los sabios de campanario, “poniendo en su sitio la historia y en su sitio la poesía”. Para la profesora Alonso el Instituto de Estudios Canarios fue uno de los grandes fracasos de su vida; en realidad, fue un fracaso colectivo servido por la dictadura. Entre los rasgos del franquismo estuvo, evidentemente, su objetivo de amputar cualquier conexión con las corrientes científicas y artísticas europeas contemporáneas y conseguir una delirante y opresiva autarquía no solo económica, sino también cultural, bajo un nacionalcatolicismo montaraz. El franquismo, su larga impronta histórica, cultural y psicológica, que se prolonga más allá de 1975, ha contribuido decisivamente a la exaltación del ombliguismo en Canarias, a la obsesión de Canarias consigo misma, a la sonambúlica superstición de que Canarias se basta y se sobra para entenderse a sí misma desde sí misma. María Rosa Alonso es otro indicador del elevadísimo precio que la dictadura franquista supuso para los canarios.

La soledad de la ensayista. En un brillante (como todos los suyos) texto sobre el género ensayístico, Adorno explica que el ensayo carece de prestigio debido a su falta de tradición formal, aunque pueda rastrearse su genealogía y desarrollo desde Montaigne hasta la actualidad. El ensayo, según Adorno, supone una cierta anormalidad más o menos tolerada, pero rara vez aplaudida por sí misma. No admite límites sobre su competencia y su instrumental conceptual es fruto de un hurto desvergonzado. Interpreta a partir de otras interpretaciones. Es una metainterpretación invasiva, asistemática, descaradamente subjetiva. Escribe ensayísticamente “el que compone experimentando, el que vuelve, interroga, palpa, examina y atraviesa el objeto de su reflexión”. El ensayo, en fin, es un género mestizo, “el centauro de los géneros literarios”, como lo llamó Alfonso Reyes, y el ensayista es un profesor, un pintor, un ingeniero de caminos o un filólogo que a su vez es un escritor anárquicamente ensartado en el compromiso entre rigor conceptual y la expresividad literaria. Uno de los maestros de María Rosa Alonso, Ortega y Gasset, definió felizmente el más proteico de los géneros como “ciencia, menos la prueba explícita”, una definición que colocó en el frontis de Meditaciones del Quijote y a la que la escritora canaria se refirió más de una vez.
Pero el ensayismo tuvo un eco relativamente pobre y una madurez tardía en el ámbito hispánico. José Miguel Oviedo sostiene que libros como Los nombres de Cristo de Fray Luis de León o Las Moradas de Santa Teresa de la Cruz merecen ser calificados como ensayos. Sin embargo, y con la excepción del siglo XVIII y el movimiento ilustrado, el ensayismo no volvió a ser retomado hasta finales del siglo XIX y principios del XX. Y no es casual. Una condición imprescindible del ensayo es la libertad inquisitiva e interpretativa y en España las condiciones políticas, sociales, culturales e ideológicas – con una burguesía débil y pacata más obsesionada en mimetizar modos aristocratizantes que en reclamar mayor poder político y autonomía cultural – no estimulaban, precisamente, su práctica. Y en Canarias menos aun. Con muy contadas excepciones Canarias fue una tierra de poetas y, a partir del siglo XX, de novelistas. El ensayo era una rareza y el ensayista no solía alcanzar ninguna relevancia. El ensayo, en definitiva, era un cuarto accesorio y oscuro donde no se escuchaban aplausos. Y María Rosa Alonso, como escritora, fue básicamente una ensayista, pese a alguna probatura novelística (Otra vez) que no tuvo continuidad. Como muchos ensayistas españoles y extranjeros encontró su soporte de difusión en periódicos y revistas. Su producción ensayística abarca desde la crítica literaria centrada en figuras o tendencias hasta la interrogación sobre la naturaleza y la dinámica de la cultura insular. Es evidente (para utilizar una expresión de Juan Marichal, otro transterrado) la voluntad de estilo de María Rosa Alonso, que periódicamente, y cuando las circunstancias se lo permitieron, fue reuniendo muchas de estas piezas en volúmenes independientes: un ejemplo de periodismo cultural. Era la suya una prosa sencilla y elegante, conversacional y sin embargo muy precisa, donde de vez en cuando se incrustaban símiles y metáforas, y a veces sorprendentes pautas de relación con el asunto central de los textos. Una discreta voz propia, pero firme y reconocible, que al enjuiciar en un periódico la figura de Viana, Tomás Morales o Chona Madera sabía prescindir de los tecnicismos de un filólogo para, en un par de folios, ofrecer al lector una estimulante estampa de los valores de un autor en su contexto histórico y literario.
El legado de María Rosa Alonso va más allá de sus aportaciones como filóloga y crítica literaria, discutibles siempre, superables sin duda, algunas ya superadas. Su legado principal es una actitud intelectual que mantuvo contra viento y marea durante toda su vida: la porfiada independencia, la defensa del rigor científico en la investigación y la docencia universitaria, la apología de la modernización frustrada de la sociedad y de la cultura en España y en Canarias que supuso, con sus errores y torpezas, la II República, el convencimiento, ilustrado por su propio trabajo, de que desentrañar Canarias es una labor que puede y debe basarse en la apertura al mundo y no en la manía identitaria de cualquier isloteñismo. Nunca pretendió agotar Canarias ni permitió que Canarias la agotase. Nunca se traicionó ni dejó de creer en la palabra.

Publicado el por Alfonso González Jerez en General 3 comentarios

3 Respondiendo a Las soledades de María Rosa Alonso

  1. Mariano de Santa Ana

    Resuenan en mi memoria dos textos suyos que cito como modesto tributo: uno, su furibunda diatriba contra Agustín Espinosa por su delirante conferencia ‘Media hora jugando a los dados’, que el escritor vanguardista pronunció en el Círculo Mercantil de Las Palmas en homenaje a Jorge Oramas, y, otro, su delicioso ensayo sobre el mencey tinerfeño ofrecido como regalo al Dux veneciano que recogió en ‘La luz viene del Este’. Felicidades por el artículo, Alfonso.

     
  2. José Francisco

    Excelente artículo. Cuando quieres eres un mostruo. 😉

     
  3. Dodo Brooke

    Un ejemplo, inmejorabe, de lo que debe ser un obituario.

     

Deja un comentario