Metafísica al alcance de todos

Las pensiones de jubilación serán pronto una antigüalla del pasado socialista, masón y manirroto, pero la metafísica está ahora al alcance de todos. A lo largo de este mes se están desarrollando unas conferencias en Santa Cruz de Tenerife que, bajo el modesto epígrafe Charlas de metafísica,  abordan asuntos como La ley del mentalismo: todo es mente, La gran Invocación, Las Siete Leyes Universales y su aplicación práctica o la que parece más prometedora, Te regalo lo que se te antoje.  Contra lo que podía deducirse del contenido del ciclo, las conferencias no se impartirán en un frenopático, en naves industriales abandonadas o debajo de los puentes de la capital tinerfeña. Para nada. A fin de facilitar el acceso a esta luminosa sabiduría instituciones como el Círculo de Bellas Artes de Santa Cruz o la Casa de la Cultura, sede de la biblioteca pública provincial, han cedido gustosamente sus instalaciones, así como varias librerías privadas y centros vecinales.
Lo que venden estos afables charlatanes nada tiene que ver, por supuesto, con la reflexión metafísica que forma parte sustancial de la filosofía occidental. Si por el camino atropellan a Aristóteles o a Kant ellos se lo han buscado. No, lo suyo es la llamada Metafísica Cristiana, un engrudo de estupideces y guanajadas que tiene como principal referente a Cony Méndez, la madre fundadora y maestra ascendida. Juana María Concepción Méndez fue una actriz venezolana, nacida en el seno de la alta burguesía caraqueña, que fundó a finales de los años treinta un supuesto movimiento espiritual, transformado y organizado, después de la II Guerra Mundial, como una secta de creciente éxito por todo el país. Sus libritos se vendieron por docenas de miles de ejemplares y la propia Méndez dirigió con mano firme el negocio hasta su muerte en Miami en 1979. Como todas las sectas esotéricas contemporáneas, la chusca metafísica de la señora Méndez y compañía pretende sintetizar un batiburrillo de creencias y supersticiones recogido de la teosofía, el rosacruzismo y seudotradiciones vagamente orientalistas, con unas gotas verbales de cientifismo disparatado, como su invocación a átomos y electrones. Es una oferta de trascendencia licuefacta y milagrera para tiempos amargos y gentes desesperadas y resulta repugnante que instituciones públicas les sirvan de cobijo y coartada. En cuanto a la interminable decadencia del Círculo de Bellas Artes se comenta con su propia programación: de Bretón, Peret y Gaceta de Arte hasta doña Cony Méndez y sus mariachis metafísicos se arrastra un alma arruinada que ya no resucita ni el conde de Saint-Germain.

Publicado el por Alfonso González Jerez en Retiro lo escrito 1 comentario

Respuesta a Metafísica al alcance de todos

  1. TOKAYA

    Estoy que no me lo creo,yo que tengo el librito azul de Coni Mendez en mi mesilla de noche y no pongo los pies en el suelo sin leer algo y lo mismo me pasa por la noche. La palabra Metafisica quiere decir mas allá de lo fisico,hay Dios don alfonso yo estoy hecha un lio con lo publicado,voy ver las cosas de cerca, ya le contare. TOKAYA

     

Deja un comentario