El tapado

No había manera de convencer a Pablo Matos para que encabezara la lista electoral del PP al ayuntamiento de Santa Cruz. Y tampoco había manera de presionarlo excesivamente: a base de trabajo y entrega Matos ha conseguido un respeto considerable ante la dirección de su grupo parlamentario en el Congreso de los Diputados y Soraya Saénz de Santamaría es una de las dirigentes de mayor confianza de Mariano Rajoy. En caso de victoria electoral del Partido Popular en 2012 – y las encuestas indican más una evidencia que una oportunidad – Pablo Matos podría ser, perfectamente, secretario de Estado. Después de innumerables entrevistas, contactos, telefonazos, súplicas y advertencias se llegó a un compromiso forzado, chirriante y de eficacia harto dudosa: Matos se incorporaría a la candidatura como número dos, después de Cristina Tavío. El acuerdo, sin embargo, es un tanto más complejo.
Si el PP consigue una mayoría suficiente o logra cerrar alianzas para ocupar la Alcaldía de Santa Cruz de Tenerife, Pablo Matos será el presidente de la corporación municipal, y Tavío centrará sus desvelos – aunque es difícil imaginar a doña Cristina desvelada por cualquier motivo — en el Parlamento de Canarias. Si no es así – si se reedita, por ejemplo, el pacto entre coalicioneros y conservadores con José Bermúdez como alcalde– Matos, después de deambular garbosamente unos meses por los pasillos municipales, regresará a Madrid, de donde no pretende marcharse en mucho tiempo. Esta operación impedía, evidentemente, que ninguno de los supuestos tapados del taviísmo saliera a escena. Porque en esta original fórmula el tapado no es otro que el propio Pablo Matos, al que se le ha garantizado que podrá compatibilizar, si llega el caso, la Alcaldía del ayuntamiento de Santa Cruz con el escaño en el Congreso de los Diputados.
Me aburre aventurar las posibilidades reales del PP en el municipio de Santa Cruz, como me aburre la estólida cantinela de Ángel Llanos, prometiendo mayoría absoluta si fuera el candidato ungido por la gaviota y, mientras tanto, preparando su desembarco más o menos corsario en las diezmadas filas de Ciudadanos por Nosotros Mismos o en el Club de Bolas y Petancas de Tíncer o donde le apetezca y quepa su narcisismo malherido. Esta gente no se entera, no quiere enterarse, de lo que pasa en la calle, menuda ordinariez.

Publicado el por Alfonso González Jerez en General 1 comentario

Respuesta a El tapado

  1. Crítica del Crítico...

    El otro día, a propósito de un comentario sobre «Zemanué», me refería a su cuadrilla como «gentuallo», pero mi entención no era el insulto, sino la descalificación de tal nómina al carecer de personalidad política y por ende de iniciativa.., al estar subsumidos en una ola personalista y verticalizada.., comportarse monotónicamente como una ventisquera de lobeznos/as programados/as, aullando consignas baratas y populacheras, mientras se mordisquean unos a otros para que se les permita ir en la partida electoral, con sus orejas y sus hocicos prestos…

    Entre éste gentuallo, no incluyo a Pablo Matos… Si es un «tapado», lo es de de ése segmento ilustrado, competente y coherente que deben existir en todos los partidos franquiciados en Canarias, camuflados y desapercibidos por voluntad propia, y que se mentienen al pairo de la riña de gatos de turno.., al margen de narcisismos prosopopéyicos como los de Llanos y Tavíos.., autobombos pasteleros como los del médico Alarcó, para más «riye», con voz de obispo auxiliar.., o «camachadas» al estilo carpetovetónico más primatológico…

    No.., Pablo Matos es un hombre trascendido de esta mediocridad.., con puesto y plaza en Madrid.., y que muy mal se ha tenido que ver el personaje, para acceder a lo que usted apunta como apaño solvente, para el sumidero electoral en Tenerife.., que en su momento alcanzó tintes evangélicos con el «tapado» y Alarcó, negando cargar con la cruz del Ayuntamiento chicharrero, mientras los gallos cantaban tres, cuatro y un montón de veces…

    Pablo Matos, es un político con estética, y una personalidad que debiera ser utilizada para mejores servicios y destinos, pero contando y suponiéndole, con el altruísmo de los destacados.., no creo que sea mala solución, si queremos remozar y adecentar el panorama municipal en nuestra ciudad.., empezando por el Partido Popular…

    Bien sabe que no comparto con la derecha ni las letras del abecedario, pero el regeneracionismo «del de verdad», hay que intuirlo y suponerlo, desearlo y alentarlo… Ojalá cuente con mando en plaza.., que lo de sobresalir sobre los monos y monas beta y gamma de esta manada, como el Freud alfa, inteligente, aglutinador y políticamente rentable de los documentales, lo tiene a «huevo»…

    Por cierto.., léase si no lo ha hecho todavía «El cementerio de Praga», de Eco.., gozará… Saludos…

     

Deja un comentario