La bendita maldición de escribir