Tenga la vergüenza de escribir esas cosas en su casa

Habría que exigirle al Gobierno autonómico…Me detuve en la frase. No porque no supiera qué exigirle al Gobierno autonómico, sino porque había demasiado entre lo que elegir inútilmente… Entonces levanté los ojos de la pantalla y encontré frente a mi mesa a una mujer morena que me observaba con burlona curiosidad. Me sostuvo la mirada sin mayores dificultades durante varios segundos y después afirmo mientras simulaba preguntarme:
–Usted es González Jerez.
Generalmente respondo a esto que no, que es un primo segundo mío afectado desde chico por un problema neurológico, pero estaba cansado y dije que sí. La mujer se sentó y antes de encender un cigarrillo preguntó de nuevo:
–¿Me permite que me siente? Bien. Veo que está escribiendo un artículo. Aquí. En esta terraza. En esa ridícula tableta supermoderna y tal. ¿Pretende ser una versión tecnológicamente vanguardista de César González Ruano? ¿No sabe que para compararse con González Ruano no está usted lo suficientemente gordo y calvorota? ¿No puede escribir en su casa?
— Si no le importa…
— A ver que pone… “Hay que exigirle al Gobierno autonómico”… Pero qué bajo ha caído usted… Como si exigirle al Gobierno nada en una columna tuviera alguna utilidad…
— Las columnas son tan inútiles como las églogas o los sonetos…
–Usted transpira culturalismo ortopédico…Un letraherido como decía mi madre…
–¿Le decía eso su madre? A veces, sobre todo como lector, es difícil sobrevivir a una madre… Mire, señorita…
— ¿Señorita? Eso es una forma condescendiente de machismo…
— Bueno. ¿Cómo prefiere que la llame?
— Me llamo Encarna.
— Como su madre.
–Pues sí. ¿Algún inconveniente?
–Me imagino que plantearle inconvenientes sería tan inútil como exigirle nada al Gobierno.
— El Gobierno no es más que una abstracción. Toda este gaita de la crisis económica, de los mercados internacionales y los rescates bancarios lo que viene a demostrar es lo de siempre: los gobiernos, en lo sistemas capitalistas, operan como los consejos de administración de la burguesía…
–Admirable. Sobre todo admirable memoria lectora…
–Usted ha perdido la memoria de lo que son o no son las cosas y, sobre todo, de lo que pueden ser. Ha perdido cualquier rabia. En realidad nunca la tuvo…
— Eso se lo concedo.
–Por eso ha elegido la ironía. La ironía es paralizante. La ironía es la opción retráctil del que no toma ninguna opción.
— ¿Y cuál es su opción?
–Cualquiera que no me conduzca a escribir columnas como si fueran églogas…
–¿Pero usted escribe? ¿Es periodista?
–Son preguntas contradictorias. Aquí los periodistas no escriben. Juntan letras y se vengan diariamente de algo terrible que les debió hacer la sintaxis cuando pequeños.
–Usted, por supuesto, no sabrá definirme aquí y ahora la burguesía como categoría social…
–Voy a pedirme un café, no a hacerle un tratado de sociología… Un café con hielo, por favor… La verdad es que no sé porque pierde usted el tiempo con sus columnistas…
— No pierdo el tiempo, paso el rato…
— ¿No iría usted a escribir sobre las elecciones, no?
— Pues más o menos.
— ¿Ve usted? Al escribir sobre cosas que, en el fondo, carecen de importancia, de verdadera importancia política y económica, usted pone un granito de arena en la legitimación de este sistema podrido. En realidad usted forma parte, con todas sus irritaciones y sus murrias, de este podrido sistema…
— No será usted de Socialistas por Tenerife…
Encarna se puso realmente encarnada.
–¿Usted por quien me toma? Los de SXT son un grupito de gente que pierde una batalla interna en un partido y se van corriendo a fundar otro para que se note que son los buenos. Ahora descubren que el PSOE es socioliberalismo en el mejor de los casos. Que Dios les conserve la vista…
— ¿Izquierda Unida?
–No fastidies. No han firmado un acuerdo electoral con ese embaucador, Román Rodríguez, porque no les han dejado en el resto de Canarias. Con Román y con el PIL. ¿Sabe por qué Ramón Trujillo firma el acuerdo con SXT y estaba dispuesto a firmar con Román? Pues ni siquiera para ganar. Lo hizo para saber que existe. Para palparse la ropa y poder murmurar: “Estoy aquí, estoy aquí, estoy aquí…”
–Se van a dar una hostia de consideración.
–Bah, están acostumbrados. Y el responsable del hostión será cualquiera, menos ellos: la normativa electoral, el resto de IUC, los medios de comunicación, los que no se sumaron a la alianza por pura miopía política, desde luego. Cualquiera, menos ellos. Un día solo quedará un militante de Izquierda Unida en Tenerife y donará su cuerpo al Museo Arqueológico y así, por fin, podrán socializar algo…
— Es usted brutal…
— Es que insiste en presentarme como de izquierdas partidos que no son de izquierda. Incluso haciendo abstracción de los pintorescos y habituales fulanismos, son partidos reformistas, muy tenuamente reformistas, no lo que necesita Canarias.
— ¿Y qué necesita Canarias?
— Es obvio, aunque le asuste: una revolución.
— Caramba.
— Sí, una revolución, aunque se le antoje una barbaridad. ¿Ha visto lo que ha hecho la gente en Islandia? Pues eso.
— ¿Qué ha hecho la gente en Islandia?
— Borrón y cuenta nueva. Nueva Constitución. Nuevos partidos. Anulación de los abusos bancarios. Los bancos, nacionalizados, y un banco malo para meter todos los activos bichados. Procesos judiciales abiertos a los verdaderos responsables de la crisis y el empobrecimiento. Ya está.
— Es un resumen un poco apresurado. Habría que verlo…
— Parece usted Paulino Rivero…
— Mujer…
— Usted siempre lo llama “el presidente Rivero”…
— Es que resulta que es el presidente…
–“Vamos a ver si lo vemos”. Muy canario. Casi diría muy nacionalista burgués. En realidad es un lenguaje donde los trillizos se encuentran muy bien instalados…
— Ah, los trillizos. La Trilateral de CC, PP y PSOE.
— Ríase, ríase usted, pero no se olvide de los seis o siete nombres de los que siempre están en todo e intercambian sillas en la Cámara de Comercio y la CEOE…
— No vendrá usted de la Plataforma contra el PGO…
— Pues no. Otro nido de reformistas vocingleros… Aunque le reconozco que Felipe Campos…
–¿Felipe Campos? ¿Qué?
–Es un tipo atractivo…
— ¿Cómo?
— Sí, me cuesta reconocerlo, pero sí… A usted, por supuesto, se le antojará risible…
— A mi no se me antoja nada…
— Es que así…Tan fiero siempre… Tan indignado y dolorido… Hum…¿No le recuerda a Paul Newman?
— Sea por Dios…
–Como a todos los ateos no se le cae Dios de la boca…Pues a mí me parece que sí…Un Paul Newman con tuberculosis al que no le funciona bien la ducha, pero sí…Me tengo que ir… No puedo estar de cháchara con usted todo el día…
Se levantó, en efecto, y dejó un reluciente euro sobre la mesa. Se detuvo un momento y me dirigió otra mirada burlona:
— Se lo digo, sobre todo, como vecina: tenga por lo menos la vergüenza de escribir esas cosas en su casa…

Publicado el por Alfonso González Jerez en General 8 comentarios

8 Respondiendo a Tenga la vergüenza de escribir esas cosas en su casa

  1. gustavo

    Al final no supimos de que partido era Encarna, tal vez del de la abstencion o de algun de los independentistas que se presentan, lo cierto es que nos hizo pensar.

     
  2. José

    Alfonso, muy en tu línea, bien escrito, creativo…pero con todos los respetos se nota quien te da de comer, si me lo permites, porque a IU y a SXTF, que podrán ser calificados de cualquier cosa menos de todo aquello que se pueda decir de los que gobiernan, de los que nos gobiernan desde hace años….los dejas bonitos, sin ganas, los pobres…con lo que contribuyes a la desidia política en la que nos ha sumido la triada, la cruz que cargamos inconscientemente….un leve guiño a los que sabemos que otras letras se esconden en tu mano…por favor. Un placer leerte.

     
    • Alfonso González Jerez

      Estimado lector:

      Hasta donde alcanza mi información el que me da de comer todos los meses se llama Alfonso González Jerez. Pero me imagino que te da lo mismo. Si esto lo escribiera como redactor o director de un periódico, por ejemplo, estoy razonablemente seguro que me dirías que me dan de comer los accionistas y los accionistas, seguro que lo adivinarías, son marionetas de los que les dan de desayunar, almorzar y cenar a diario. Si lo hiciera en un periódico nacional muy probablemente tu reflexión sería la misma, aunque los accionistas incluso merendarían. Si disfrutase, por ejemplo, de una plaza de funcionario, intuyo que tus deducciones no serían, tampoco, muy diferentes, porque estaría haciendo méritos para un oscuro ascenso. Así que, para estar fuera de cualquier duda, de cualquier reserva por tu parte, solo cabrían dos situaciones admisibles: que me muriera de hambre o que escribiese exactamente lo que tu quieres, opinas o crees. Te confieso que me veo incapaz de satisfacerte.
      Verás, yo creo que las izquierdas no deben estar exentas de críticas. No creo que se las haga desde presupuestos de derechas. Por otro lado, yo no contribuyo a ninguna desmovilización ni nada por el estilo. Me otorgas una influencia (como lo hizo otro lector hace un par de días) de la que carezco totalmente. En realidad, de la carece cualquier columnista isleño. Estoy seguro de que a tí cualquier crítica a IU, por ejemplo, no te desmoviliza. ¿Por qué crees que sí lo hará con otros lectores, con otros ciudadanos? Y respecto a Izquierda Unida en Canarias, por continuar con este caso patológico, es difícil encontrar una exhibición de pobreza, torpeza, oportunismo y frigorificación aparatista como la que muestra su evolución en los últimos quince años.
      Gracias por leerme. Y sinceramente, gracias por tu comentario.

       
  3. Miguel Angel Clavijo Redondo

    Querido amigo; César González – Ruano era muy flaquito y tenía una aire a lo Manolete. Saludos

     
    • Alfonso González Jerez

      Querido Miguel, no me refería al propio César González Ruano, sino a un burgado local al que el pobre y magnífico articulista no se le cae de los belfos.

       
  4. Pere Guisasola

    Si su magnifico artículo se lo diera a leer a su psicologo (o psiquiatra, no se) de toda la vida, bien sabe ud. lo que le diría:

    – Alfonso, ummmmm… ya veo que estas volviendo a las andadas.

    – Como? ¿A que cuales te refieres? Mira que yo he andado mucho aunque no tenga pinta de andarín.

    – Esa piba de la que hablas eres tu hace unos años, bien lo sabes.

    – Ahh ¿si? Pues no habia caido. ¿Me estas diciendo que vuelvo a tener desdoblamiento de la personalidaad?

    -Xacto!

    – Por Dios!

    -. Necesitas refutarte a ti mismo. Quiza para expiar tus pasadas veleidades de hombre buenpensanta y utópico.

    – No

    – Si. Me temo que ya te has hecho mayor 🙂

     
  5. Alfonso González Jerez

    Muy agudo. Es usted un buen psicólogo, y como casi todos los buenos psicólogos, casi acierta en su error, y casi se equivoca en su acierto. Si me ve alguna vez con Encarna no lo dude: rescáteme.

     
  6. Pere Guisasola

    Atendiendo a su llamada…acudo al rescate

    No es que el domingo pasado lo viera con Encarna.

    Es que directamente le robo el portatil a ud., hizo su crónica y la colo en este blog bajo el titulo el New Deal o la utopia de no se que..

    Quiero pensar que fue asi…..porque, de lo contrario, tendría que pensar que tiene algun sindrome de esos de la doble personalidad, …dios lo no quiera….ni el Diablo, algun día que espero sea lejano, …la padezca 🙂

     

Deja un comentario