Congreso de los Diputados

Comparativas

Permítanme un (penúltimo) artículo sobre este asunto. Me temo que consumirá tiempo porque el populismo que contaminará toda la política española en los próximos años. Para los responsables de propaganda de Podemos  — y el primero es Pablo Iglesias – las estupideces clasistas del PP, su insultos arrogantes y los gritos apocalípticos de sus corifeos son un maravilloso material para salpimentar su relato. Ya saben: por fin ha llegado la gente a las Cortes. Antes eso estaba abarrotado de ladrones, canallas, estafadores e hijos de puta. Jactanciosos multimillonarios como Cayo Lara, vagos indescriptibles como José Segura, alma tenebrosas como Uxue Barkos y demás ralea. Así de sencillo. Además todos los delincuentes llevan traje y corbata: es una evidencia científicamente probada, lean a Gramsci, ignorantes, que son unos ignorantes. Es imposible extraer más rédito político-mediático – en especial en las redes sociales – que el que han ordeñado Podemos y sus simpatizantes al primer día de la nueva legislatura. Entre sus infinitos tuits y post quería referirme a un texto, acompañado de sendas fotografías, en el que se comparaba a Alberto Rodríguez con Patxi López. Al nuevo presidente de la Mesa del Congreso de los Diputados se le acusaba de no disponer de titulación académica y vivir (oh) de la política, mientras que Rodríguez, en esa carrera de santo laico que muchos supuestos coleguitas se empeñan en situarlo, dispone de un título de FP y hasta hoy un curro ajeno a las instituciones públicas.
Es imprescindible una profunda y maligna ignorancia para tratar a Patxi López como un paniagüado indigno y menesteroso. Su padre fue un dirigente de la UGT detenido y torturado por la policía franquista. Su madre también estuvo en prisión. En efecto: no pudo –con semejante situación familiar – y al cabo no quiso continuar sus estudios de ingeniería industrial y se metió en política, ingresando con Franco todavía vivo en las Juventudes Socialistas, y como muchos jóvenes de su generación, en particular en partidos de izquierda, a la política se dedicó en cuerpo y alma sin regresar a las aulas. Durante muchos años debió llevar escolta policial y sufrió el asesinato de decenas de compañeros del partido y amigos íntimos. Quizás les parezca ligeramente exagerado pero a mí se me antoja que el texto del que hablo destila infamia y además incide en una de las técnicas más nauseabunda de este populismo barato y petulante: el olvido aniquilador del pasado y la caricaturización del presente. Por eso la ignorancia supina resulta un valor inapreciable entre los agentes de la propaganda neopopulista. Quizás Alberto Rodríguez se convierta próximamente en un gran diputado y un día pueda presentar una hoja de servicios a la res pública como la de Patxi López. Un día no muy lejano en el que ni llevar corbata sea un signo obligado de excelsitud ética ni llevar rastras suponga una virtud política admirable.

Publicado el por Alfonso González Jerez en Retiro lo escrito ¿Qué opinas?

Signos flotantes

Algunos suponen –ignoro sus razones – que el espectáculo del otro día en el Congreso de los Diputados será una astracanada fugaz. Creo que se equivocan. Hace años muchos profetizaron que Sálvame sería un programa televisivo efímero y ya lo pueden ustedes ver y vomitar: goza de una salud espléndida. La nueva política es exactamente eso: la construcción de un relato de imágenes, metáforas, alusiones, signos, comparaciones explícitas o inducidas. La nueva política consiste fundamentalmente en un conjunto de innovaciones técnicas para controlar la sociedad del espectáculo político de naturaleza básicamente televisiva y apoyada en las redes sociales. ¿Qué no tiene mucha consistencia política e intelectual? Bueno, lo gracioso es que no debe de tenerla. El teórico del nuevo populismo del que maman los dirigentes de Podemos (el terriblemente plúmbleo doctor Lacleau) habla de significantes flotantes. Los significantes flotantes – una especie de sopa minestrone de símbolos – vienen a señalar reivindicaciones y demandas entremezcadas, confusas, interminables y a menudo contradictorias: se aprovecha el espectáculo político – perdón: se organiza el espectáculo político —  pretextando, por ejemplo, la constitución del Parlamento, para pedir la república, traerse al niño a la Cámara y denunciar la urgente necesidad de la conciliación familiar, jurar el cargo en lenguas distintas al español, aparecer en camiseta y cholas, manifestarse en la puerta del Congreso de los Diputados, exigir el fin de los desahucios ya mismo. No existe ninguna articulación ni jerarquía ni un aval teórico que unifique la raíz de todas las demandas: simplemente flotan en el aguachirle de la oportunidad ¿Para qué sirve todo esto? Primero para satisfacer a la propia parroquia parlamentaria y después para crear una onda emocional que difunda la fantasía de un cambio prodigioso. Véase la modesta evolución de los anhelos revolucionarios: de tomar el Palacio de Invierno a pasear por el Parlamento con hermosas greñas liberadas.
La mayor evidencia de que se trata de una maquinaria escenográfica tan espontánea como indestructible son, precisamente, algunas reacciones de sus señorías podemistas. Demostrando por enésima vez su ordinariez, altanería y rapajolero clasismo, Celia Villalobos se burló estúpidamente de las rastas del diputado tinerfeño Alberto Rodríguez. El agraviado debió responderle lo que cualquiera con dos dedos de frente: el peinado o la indumentaria no deben ser motivo de descalificación entre personas adultas y educadas. Pero no. Rodríguez respondió que los que robaban y a la vez recortaban servicios públicos llevaban chaqueta y corbata. Es perfecto este guerracivilismo indumentario. Perfecto para el PP y para Podemos. Perfecto para la política de las convicciones ideológicas mas pedrestres y las emociones epidérmicas más manipulables. Para lo demás no sirve para nada.

Publicado el por Alfonso González Jerez en Retiro lo escrito ¿Qué opinas?

Opciones abiertas

Todos negocian con todos. Se llama democracia parlamentaria aunque casi se nos había olvidado, en especial, durante los últimos e interminables cuatro años. La situación incluye y subsume tres planos: el PP ganó las elecciones aunque fuera pírricamente; el PSOE es en realidad quien decide si se producen pactos; Podemos es quien determina si existe pacto entre las izquierdas. Por los cielos de la villa y Corte vuelan brujas negociadoras – María Dolores de Cospedal ha sido vista a bordo de una escoba por las azoteas de varios hoteles – y por sus calles se tropiezan y pisotean varios cientos de negociadores, delegados y culichichis que se reúnen en baretos con suelos cubiertos de gambas prehistóricas y en reservados de cinco tenedores. Pero bueno. Más o menos todo el mundo sabe cuáles son las opciones. Básicamente dos si se excluye una nueva convocatoria de elecciones. A saber:
a) Un pacto entre el Partido Popular y Ciudadanos – que se abstendría de entrar en el Gobierno –. Dos o tres años de legislatura dotada con una agenda de reformas de regeneración democrática – que Albert Rivera se apuntaría como un tanto propio – y de política económica, fiscal y educativa. El principal escollo es Mariano Rajoy. El producto es absolutamente invendible si Rajoy continúa al frente del Gobierno: una evidencia que muy lentamente está entrando en la masa encefálica de destacados dirigentes y altos cargos conservadores. Hay que sacrificar al registrador de la propiedad y encontrar urgentemente una Cristina Cifuentes para sustituirlo. A ser posible que no sea más guapa que Rivera, obviamente. Al pacto de legislatura se podrían sumar algunas fuerzas nacionalistas y regionalistas, para disolver la imagen de centralismo carpetovetónico del PP y neoespañolismo juramentado de Ciudadanos. ¿Y los socialistas? No quieren, acaso no pueden montar una troika. Están convencidos de que cavarían su tumba político-electoral y no andan desencaminados.
b) Un pacto de legislatura entre PSOE, Podemos, Izquierda Unida y Ezquerra Republicana, al que se podrían sumar otras fuerzas nacionalistas y regionalistas, para diluir la imagen de un concentrado de fuerzas proindependentista y filosecesionistas. Es mucho más complejo, difícil y previsiblemente inestable. Caben dudas razonables sobre la capacidad de Pablo Iglesias para mantener la unidad de acción y las buenas relaciones internas entre Podemos y sus socios territoriales. Imagínese sostener los compromisos, equilibrios y tragaderas que exige un pacto de legislatura. Podemos está fuertemente incentivado hacia  la espectacularización de una ruptura de relaciones con el PSOE y la celebración de elecciones anticipadas, donde está convencido que aumentaría sus apoyos electorales. Por eso lleva advirtiendo hace semanas que un referéndum vinculante en Cataluña deviene condición imprescindible para llegar a un acuerdo con los socialistas.

Publicado el por Alfonso González Jerez en Retiro lo escrito ¿Qué opinas?

Compatibilidades prostibularias

Me duelen los nudillos de puro aburrimiento al escribir que en cualquier país civilizado o incluso por civilizar del todo Federico Trillo hubiera abandonado la Embajada de Londres –dejando olvidada una edición de los Sonetos de Shakespeare flotando en el retrete – y Martínez Pujalte, ese gran jabalí parlamentario, estaría hozando letrinas por el camino sin retorno a su casa. Como suele ocurrir últimamente, lo más asombroso de esta situación no es la situación misma, sino las supuestas explicaciones de los afectados, según los cuales el dinero que les había ingresado las constructoras por informes verbales –pero qué puñetera desvergüenza la de estos sujetos – fue puntualmente declarado a Hacienda –vaya – y su actividad en sus despachos profesionales – el bufete de Trillo, la consultora económica de Pujalte – había sido autorizada en su día por el Congreso de los Diputados. Que el Congreso de los Diputados autorice estas compatibilidades no es una prueba – aunque  proporcione a sus señorías de una armadura de legalidad — del recto proceder de Trillo y Pujalte – los apellidos del PP en comandita siempre recuerdan los grandes éxitos del teatro de revista – sino que autoriza a la sospecha de enjuagues intolerables entre los partidos en las Cortes. ¿Cómo puede el Congreso autorizar la compatibilidad entre ser diputado y asesorar empresas vinculadas con las administraciones públicas? Los principales partidos parlamentarios llevan haciéndolo así décadas con perfecto conocimiento de lo que podría ocurrir y, según sabemos ahora, ha ocurrido.
Aquí en Canarias pasa algo muy parecido. Una enigmática comisión parlamentaria autoriza, al comienzo de cada legislatura, la compatibilidad de los diputados con variadas y polimórficas actividades profesionales. En los últimos años se conocieron dos casos – ambos de diputados del Partido Popular –que habían conseguido la compatibilidad y la utilizaban en labores de mediación entre administraciones públicas y empresas: Manuel Fernández y Jorge Rodríguez. Dos casos que resultan formalmente idénticos a los de Federico Trillo y Martínez Pujalte. Por supuesto, no ocurrió absolutamente nada. Fernández y Rodríguez  explicaron que disfrutaban de la gracia parlamentaria y, sin excepciones, sus compañeros miraron hacia otro lado, echaron una siesta o fueron a mandarse un bocadillo de tortilla en La Garriga. Si los candidatos que ahora se disputan nuestra fugaz atención quieren articular un gesto convincente, deberían, por ejemplo, pronunciarse sobre la desaparición de estas prostibularias compatibilidades entre la noche y el día, entre el sueldo público y el pastón privado. Que se pronuncien Clavijo, Navarro y Hernández. Que lo haga incluso Noemí Santana si se despreocupa un rato de las pamplinas de la soberanía alimentaria y dedica un par de minutos a la enferma y demacrada soberanía democrática.

Publicado el por Alfonso González Jerez en General ¿Qué opinas?