UE

Nueva politiquería

Desde el Gobierno del PP se impulsan campañas en todos los frentes (económico, fiscal, jurídico) que pretenden, y si se mantienen en el tiempo conseguirán, la cristalización de un modelo social y una placenta ideológica que jamás figuraron en ningún programa electoral. Desde la ultramontana ley del aborto al proyecto legislativo de Seguridad Ciudadana, pasando por la estéril reforma laboral y los cínicos retoques al sistema de imposición fiscal, Mariano Rajoy y sus ministros no paran y la degradación democrática  avanza como una tarde de domingo angustiosamente ineltuctble. Ante esta situación disponemos de un partido socialdemócrata huérfano de sí mismo y unas izquierdas alucinadas con ensueños de procesos constituyentes, nacionalizaciones a batiburrillo, referéndum para la abolición de la monarquía y otros camafeos de retórica adolescente. En todas las encuestas electorales queda demostrado que el suelo de votantes del PP resiste y que el voto de izquierda y centroizquierda no crece apreciablemente, sino que se fragmenta.
Escucho a las izquierdas (a Podemos, a la CUP,  a la IU que Alberto Garzón quiere ahora matrimoniar con quien tenga el progresismo más grande) y me siento trasladado a los pocos segundos a la calle Heraclio Sánchez en los años ochenta. Entre otras cosas porque estas izquierdas – como el propio PSOE – carece de auténtico programa político, está instalada en la fantasía de representar a la mayoría por ser quienes son (y punto) y participan únicamente de una ética de la convicción y jamás de una ética de la responsabilidad. Debatir no es exponer ardientemente lo que uno cree, sino admitir y metabolizar el diálogo con aquellos que no comparten tus creencias. Así que el refugio predilecto consiste en la denuncia y a menudo la denuncia no toma en cuenta la evidencia, los datos, el conocimiento acumulado. Uno de sus objetivos predilectos es consolidar la imagen de un sistema en el que conservadurismo y socialdemocracia son vasos comunicantes y que cualquier reformismo significa hipócrita pecado mortal. Una vez más lo escucho cuando se acusa a los socialdemócratas de votar a Jean-Claude Juncker presidente de la Comisión Europea. Miren, miren, votando a un conservador, los muy fementidos. Se olvida que se pactó que para la designación del sucesor de Joao Durao Barroso se atendería a los resultados electorales y que el 25 de marzó ganó la derecha. Se olvidan que sin pactos continuos entre conservadores, liberales y socialdemócratas – en los que, como en cualquier otra cámara, se negocian partidas, programas y cargos – la Unión Europea no hubiera prosperado política, económica y parlamentariamente. Más aun: sin ese consenso, necesariamente criticable, la Unión Europea no  existiría. Pero lo importante es el titular, la foto y el engaño. No sé a que me suena eso. Ah, sí. No es a política. Es a politiquería.

Publicado el por Alfonso González Jerez en Retiro lo escrito ¿Qué opinas?

Clínex

De sus respectivas declaraciones se colige que Rajoy y Merkel no hablaron ayer de economía. Vaya a usted a saber sobre qué charloteaban entre sonrisas catatónicas. La señora Merkel expresó su confianza en el señor Rajoy, que pareció relajarse como un boquerón en un spa, y el señor Rajoy manifestó que su colega alemana no le había enmendado la plana ni le había acribillado a consejos, porque esas cosas no ocurren entre países aliados, como los matrimonios de treinta años jamás hablan de posturas sexuales. La ritualidad de estos encuentros presidenciales debería cuidarse un poco más. No es que nos oculten nada, sino con la práctica de esta inanidad parecen admitir que lo sabemos todos, y solo se trata de una foto para tranquilizar a los mercados.

Los mercados bursátiles se tranquilizaron, en efecto, pero por las declaraciones del presidente del Banco Central Europeo y no por la coreografía muda de Merkel y Rajoy. Y se trata de una nueva sorpresa: Daghri afirmó que el BCE está dispuesto a comprar más deuda pública española, pero solo después de que el Gobierno español solicitara el rescate en Bruselas. Es algo parecido a garantizarte una provisión ilimitada de clinex después de pegarte un tiro en la frente. El BCE está dispuesto a comprar deuda pública española, en efecto, si nos empobrecemos y arruinados más y mejor. Arruínate más, amigo, arruínate mejor: devasta tus servicios públicos, destruye tu cohesión social, renuncia a la modernización de tu estructura productiva, resígnate a ser un Portugal donde se hablan cuatro idiomas y el hidrógeno solo se utilice  para deconstruir tortillas de papas y bocadillos de berberechos en los restaurantes de cinco tenedores. Para gritar de alegría y dedicarle sonetos de pie quebrado al banquero italiano. Es profunda, barrocamente estúpido: nadie ignora que España será incapaz de cumplir sus compromisos fiscales. No lo hará de ninguna manera, para empezar, porque tales compromisos en semejantes plazos son inalcanzables. Los bancos y fondos de inversión se ponen muy nerviosos, y miles de millones de euros comienzan a abandonar el país (extranjeros vendiendo activos españoles  y liquidando cuentas, españoles metiendo en depósitos extranjeros hasta un 17% del PIB) y la solución es, tranquilos, que se compre deuda española como mecanismo suplementario del rescate, imponiendo unas condiciones presupuestarias, fiscales y laborales muchísimas más duras. ¿Por qué los mercados iban a confiar en que España sea capaz de cumplir condiciones más terribles aun que las presentes? Lo del BCE es una necedad, una nueva añagaza para ganar tiempo, y ni es aceptable en el caso español ni supone ninguna contribución que apuntale la continuidad del euro. Ninguna. Ayer ha sido un día para olvidar, una estación macabra entre dos pesadillas, y seguro que lo olvidaremos pronto.

Publicado el por Alfonso González Jerez en Retiro lo escrito ¿Qué opinas?

Oh, el REF

Me encantaría estar presente en las reuniones esas que el Gobierno celebra con empresarios, sindicatos y otras gentes de mal vivir sobre el Régimen Económico y Fiscal, célebre martingala que, después de treinta años de régimen autonómico, el 90% de la población continúa desconociendo casi con entusiasmo. Esta misma ignorancia bostezante es uno de los fracasos más evidentes del régimen autonómico mismo, pero le trae absolutamente sin cuidado. Los estudiantes de secundaria de New Hampshire conocen perfectamente el sistema político de su estado: deben estudiarlo y lo entienden como algo propio y que les incumbe íntimamente; la mayoría de los canarios, en cambio, no sabe ni cuántos diputados integran su parlamento. Con semejante nivel cabe esperar la capacidad crítica y la sutileza argumental de los ciudadanos isleños hacia su régimen político, que suele alcanzar su más depurada expresión en apotegmas como todos los políticos son unos mamones, esto es una mierda, vétete por ahí o deso no me preguntes, mijo. ¿Y el REF? Bueno, el REF es una criatura mitológica de la que se escucha hablar de vez en cuando, a veces un dragón bondadoso y casi filantrópico, otras una valkiria que vampiriza al sufrido pueblo y está a sueldo de la oligarquía empresarial. En consonancia con tanta excelsitud popular, los políticos y tecnócratas que nos han tocado en suerte en esta coyuntura histórica han entendido el REF, cuya renovación debe ser aprobada por Madrid y Bruselas el próximo año, como una cornucopia de píos deseos y demandas agónicas que no se le pueden negar, porque estaría feísimo, a una desdichada región ultraperiférica, cuyos habitantes tienen bastante castigo con no poder acercarse en coche a Cuenca y disfrutar de las Casas Colgadas y de la repostería de Valdecabras. Nada de estrategias articuladas, de valoraciones inteligentes, de conexión con los acelerados cambios normativos y reglamentarios en Europa actualmente en curso, de correcciones autocríticas. Nada. Dámelo todo. Sí, las reuniones deben ser indescriptibles.

— Bueno, este es el REF – Paulino Rivero sonríe-. ¿Qué les parece? ¿No está quedando mono?

— Hombre, presidente…

–No me digas que se nos ha olvidado algo… Ustedes, los empresarios…

–Nos gustaría que parte de las ayudas se dieran en metálico y parte en unicornios…Es que a nuestros hijos y nietos les gustan mucho los unicornios…

–Sin problemas, sin problemas… ¿Y los sindicatos?

–Caramba, presidente…Pues ya que lo dices… Quisiéramos más fondos para combatir el desempleo y el reconocimiento al derecho ultraperiférico a disponer de un jakuzzi como mínimo por cada bloque de viviendas…

–Hecho.

Publicado el por Alfonso González Jerez en Retiro lo escrito ¿Qué opinas?

Un momentito, por favor

No, si me parecen muy bien los aplausos y jolgorios alrededor de la Cumbre del Consejo Europeo en Bruselas y ese consuelo hermeútico de imaginar a la señora Merkel con el brazo enyesado y su teutónica voluntad por fin rota, llora, llora como un hombre lo que no supiste defender como una mujer. Muy lejos de mí negar, en mi condición de plumilla de provincia ultraperiférica, que la Unión Europea ha dado un gran paso esta semana. Lo que ocurre es que, me parece a mí, todavía no le hemos cogido el tranquillo a los ritmos y ritos comunitarios. Y lo que han expresado las autoridades comunitarias es que están dispuestas a estudiar la inyección directa del capital desde los mecanismos de rescate al sistema bancario español directamente. Como advirtieran demasiada jarana y felicidad, ayer gruñeron un poco, a ver si nos esterábamos. Van Rompuy ha recordado a España que nada es gratis, el director del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ha apuntado que tendrán que examinarse meticulosamente los préstamos a los bancos españoles y establecer mecanismos de garantía sobre los mismos y así una letanía de advertencias y reservas singularmente tupida. La reforma financiera y fiscal de la UE apenas ha empezado a andar y necesita tiempo, una eternidad colmatada de informes, pactos y trámites burocráticos, y tiempo es, precisamente, lo que no le sobra a la crisis europea de la deuda pública y privada. A España no le quedan ni diez minutos.

La inyección directa de capital en bancos y cajas españolas –como en el resto de Europa – no podrá ser efectiva, según el Consejo, hasta que no se cree un supervisor bancario único, cuya puesta en marcha no se producirá hasta el primer trimestre de 2013. Mientras tanto el Estado español podrá pedir prestado, pero será el avalista de los créditos, que computarán, con sus respectivos intereses, en su deuda pública. El Consejo ha dejado muy claro, asimismo, que el rescate bancario está ligado férreamente al compromiso de cumplir con los ajustes fiscales por parte española. El Gobierno de Rajoy ya consiguió un año más para limitarse a un 3% del déficit fiscal y este año el objetivo es el 5,4%: algo que los principales analistas consideran, a finales de este mes de junio, absolutamente inalcanzable, si el Ejecutivo no despliega de inmediato un conjunto de medidas presupuestarias salvajes, sin excluir un nuevo recorte de entre 4.000 y 8.000 millones de euros.

De manera que el rescate al sistema bancario español no está resuelto política ni técnicamente, y los nuevos planteamientos al respeto no aliviarán, sino que estimularán aún más la toma de medidas draconianas que fortalecerán la recesión económica y empeorarán las condiciones empresariales y socioeconómicas del país. Dicho sea para que le sigan llamando a uno, por supuesto, un cenizo irreparable.

 

Publicado el por Alfonso González Jerez en Retiro lo escrito ¿Qué opinas?

Desintegración

Como pollos sin cabeza corretean por los pasillos de Bruselas los presidentes, ministros de Economía y asimilados al apocalipsis para evitar un pánico bancario que vuele por los aires no solo el sistema financiero del continente, sino la propia UE. Desde hace tiempo me acongoja una pregunta frívola, como todas a estas alturas: ¿de qué mecanismos informativos dispone el Gobierno de Canarias para conocer lo que se cuece – o mejor dicho, lo que se pudre – en la malaventurada Unión? Uno espera que no se limite a la prensa salmón y a los telediarios, pero vaya usted a saber.  Lo que ocurre básicamente en el infartado corazón burocrático de Europa es que nadie se fía de que nadie pague finalmente nada. Por muy ordenada que sea la quiebra de Grecia – por muy art decó que se amueble el hundimiento – lo cierto es que hay bancos alemanes, austriacos y, sobre todo, franceses, a los que los bonos griegos le salen por las orejas. Huum. ¿Cuántos miles de millones de euros deberá inyectar el Gobierno francés a sus grandes bancos para evitar su bancarrota? ¿Y si no dispone de la pasta suficiente, acudirán Sarkozy y sus mariachis al fondo de rescate? Es una buena idea, si no fuera porque Francia realiza una de las principales aportaciones al fondo del rescate ese. ¿Y qué ocurre con Italia, con una deuda pública en relación al PIB que supera en un más de un 50% a la de España y una deuda privada que casi la duplica? Si el fallido rescate a Grecia ha sido un transitar interminable por el gólgota de ministerios, gobiernos y parlamentos, un hipotético rescate de Italia es, en realidad, más que una pesadilla, un escenario impensable. La ampliación del fondo de rescate hasta un billón de euros, adelantada por la señora Merkel, no es necesariamente una noticia insignificante, pero persisten las dudas y no llama al entusiasmo de los inversores privados que, para complementarlo, deberían comprar bonos buenos, bonitos y baratos…

En este contexto el Gobierno autonómico saca a subasta una emisión de deuda pública por valor de 200 millones: los bonos se podrán comprar con dinero dela RIC.Esuna broma fiscal formidable: gracias ala RICte ahorro el impuesto de sociedades y ahora, en estos momentos de desolación, te invito a que emplees las perras exoneradas por el fisco a permitirme que me endeude contigo. El consejero de Economía y Hacienda, Javier González Ortiz, ha indicado que el resto de la deuda pública autorizada a Canarias se emitirá a lo largo de 2012 “según los problemas de tesorería” que presentela Comunidad.Loveo excesivamente confiado. No es impensable, sino todo lo contrario, que un Gobierno del PP no revoque tal autorización en la próxima primavera.

Publicado el por Alfonso González Jerez en Retiro lo escrito ¿Qué opinas?