Campaña electoral

Una jornada festiva

Sí que parecía una fiesta. Un botellón sonriente y abstemio en la que no se esperaba un mensaje y una propuesta, sino una encarnación mesiánica, una comunión de los santos, como en los mítines profecía y sepia del pasado. Entre la pibada – mayoritaria – podrías descubrir grupitos de cuarentones y cincuentones sonrientes. Es un apoyo importante de Podemos, el de estos puretas que deambulaban cerca de la Universidad de La Laguna metiendo la tripa ideológica cuando se acerca el futuro,  exactamente igual que meten las mantecas abdominales en la playa cuando se acerca una piba. Son los cuarentones y cincuentones que en su día  (y muchos días) votaron al PSOE, pero el  PSOE les decepcionó. Y no están dispuestos a decepcionarse, porque quieren votar de nuevo con la ilusión recental de 1982.  En realidad eso es más o menos todo. Maduritos que no quieren admitir que les espera una decepción tras otra, a los que les horripila lo que han debido aprender de la política y de la vida, y que no están dispuestos a llevarse desilusiones. Un hombre que huye de las desilusiones a los cincuenta años es un zoquete, y muchos miles de zoquetes ventrudos que leyeron las novelas y ensayos recomendados  por El País durante treinta años, que en su mayoría han vivido cómodamente la crisis como profesores agregados de Enseñanzas Medias, o técnicos en ayuntamientos yconsejerías o subjefes de servicios hospitalarios votarán a Podemos en las próximas navidades.
Todo era tan inocente como las ganas de ser inocente. Y luego estaba el indiscutible talento logístico y escenográfico de la tropa de Podemos, comandados por Iñigo Errejón, que con cuatro duros saben rellenar un mitin de algunas sensaciones congruentes, qué magnífica la elección del tema principal de la banda sonora de Los cazafantasmas. Y llegó el momento eucarístico con la entrada de Iglesias, Errejón y los candidatos canarios al Congreso de los Diputados y al Senado, y los aplausos enfervorizados, y los miramiramira, y los gritos que exclaman que se podrá y vaya sí se podrá, y como soy ya un cincuentón pero no temo desilusionarme recordé esto mismo, exactamente igual de florido, entusiástico y humildemente flamante hace treinta años, sí. Pero nada dura lo suficiente. Después de los aplausos tuve que escuchar de una jueza que perseguir la corrupción se paga caro y que ya no vivimos en una democracia. La señora magistrada parecería en perfecto estado de salud, la que corresponde a una inamovible funcionaria pública que percibe más de 3.000 euros mensuales, y que muy probablemente llegará a ser diputada sin haber militado en el partido por el que se presenta ni cinco minutos, y gracias a esta inexistente democracia. El pibe que se presenta por la provincia tinerfeña cree, según se desprende de sus propias palabras, que nunca jamás un ciudadano con un título de FP ha llegado a diputado. Nadie le ha dicho, por poner un solo ejemplo, que un electricista, llamado José Luis Corcuera, fue diputado y hasta ministro. Después habló de su abuela, de lo pobre que era, de lo mucho que trabajaba, no como las abuelas de la mayoría de ustedes, lectores, que eran jodidas archiduquesas. Ser medio pobre y muy ignorante es un gran mérito, no lo dudo, y así lo entendió el público, es decir, el pueblo, que nunca se engaña, poniéndose morado a aplausos.

Publicado el por Alfonso González Jerez en Retiro lo escrito ¿Qué opinas?

Candidatos

Que no se diga que la campaña electoral no va mejorando. Ahora toca lucirse en bikini saliendo de la playa como Venus Victrix. O sentada en el paseo de Las Canteras con un objeto raro, llamado libro, en la mano. O paseando en bicicleta, motocicleta o patinete. Soy incapaz de entender lo que pretende con exactitud esta gente. Las razones obvias, lo que señala cualquier manualito al uso de psicología electoral, es que los candidatos quieren mostrarse tan obvios e inmediatos como nosotros mismos pero, ¿qué cabe pensar de alguien que escenifica su supuesta cotidianidad o intenta elevarla a nivel de icono fugaz? A los electores estas exhibiciones más o menos impúdicas o pueriles les traen absolutamente sin cuidado. Pero es uno de los instrumentos de campaña más socorridos al que nadie parece dispuesto a renunciar. Ya Quinto Tulio Cicerón le recomendaba a su hermano que se mezclara con la plebe hasta ganar su aprecio, pero sin confundirse del todo con ella.
En este mecanismo tradicional hay algo ligeramente insultante, porque presupone que los ciudadanos no han advertido que los candidatos son seres humanos, corrientes y molientes, tan sencillos que compran en los supermercados, utilizan la bicicleta o incluso se pasean por la calle poniendo una patita y después otra y así sucesivamente. Es una expresión de condescendencia narcisista. Bajo su apariencia ligera, simpática y anodina oculta una altanería un pizco insoportable. Le contaré un pequeño secreto, si por azar algún candidato lee esta columna: somos perfectamente conscientes de su calidad de personas del montón. Y por lo general hemos dispuesto de cuatro años para corroborar que, en demasiados casos, no proceden del montón más airado o airoso, precisamente.
Las administraciones públicas cuentan en Canarias con unos 130.000 funcionarios y ahora, gracias a estadísticas oficiales, sabemos que más de 80.000 isleños trabajan en la economía informal, habitualmente dedicados a los cáncamos de pura supervivencia. El gigantismo funcionarial de las administraciones públicas, las añagazas de la economía sumergida, la deficiente articulación de la sociedad civil y la debilidad de los espacios públicos de información y debate son las razones que explican, precisamente, que aquí estemos instalados en una resignación milenarista y los candidatos sigan paseándose, remojándose y mandándose una papa en palcolor sin dejar de sonreír.

Publicado el por Alfonso González Jerez en General 1 comentario

Una catástrofe

No sé a quien se le ocurrió preguntarle a José Miguel Pérez si fue él, secretario general del PSC-PSOE, el que frustró aviesamente la entrevista entre José Luis Rodríguez Zapatero y Paulino Rivero. Presumiblemente a un bromista. Está bueno José Miguel Pérez para hacer o deshacer la agenda del presidente del Gobierno español. Pero la cuestión no deja de ser un tanto sintomática. Desde que se convirtió en el candidato presidencial de los socialistas canarios – y lo hizo por un procedimiento reglado y democráticamente irreprochable – José Miguel Pérez, asombrosamente, se encuentra siempre a la defensiva. Es el líder de un partido mayoritario en la Cámara regional, cuenta con el apoyo cerrado de su organización, está en condiciones de presentar una alternativa política y programática a dieciocho años ininterrumpidos de gobiernos coalicioneros con apoyos parlamentarios del PP, pero nada de eso sirve para evitar que le extraigan, como un diestro sacamuelas, preguntas incómodas ante las que se revuelve. Y no se trata únicamente de la difícil y compleja defensa del Gobierno socialista y de la praxis del PSOE durante la agónica crisis que está muy lejos de evaporarse.
La campaña electoral de José Miguel Pérez se despliega como una perfecta, reposada, casi irreprochable catástrofe. Canarias se encuentra en una angustiosa situación de emergencia social y económica, pero el secretario general del PSC-PSOE ha sido incapaz de presentar un programa de reformas políticas, administrativas, económicas, laborales y medioambientales a la altura de nuestras pavorosas circunstancias. Nada de nada. Ni un triste papelito. Volutas de humo que elevan a los cielos de la insignificancia generalidades y vaguedades que podría suscribir cualquiera y que, por tanto, a cualquiera deja indiferente. Ningún intento de aproximación a la sociedad civil. Ningún cuidado con santificar a ciertos imputados judiciales en las listas electorales. Y una renuncia explícita (eso sí) a patearse el Archipiélago y demostrar un liderazgo regional verosímil, dinámico, comprometido. José Miguel Pérez sufre picazones insoportables en cuanto se sube a un avión en Gando. Ha construido su liderazgo sobre la plataforma de la Presidencia de un Cabildo y le asalta el vértigo al abandonarla, lo que demuestra que no está entendiendo, desgraciadamente para el PSOE y la sociedad canaria, la compleja magnitud del reto que supuestamente ha asumido en los últimos años.

Publicado el por Alfonso González Jerez en General ¿Qué opinas?

Campaña desmañada para un futuro negro

La precampaña electoral casi no existe y se la estamos haciendo los medios de comunicación, con una rutinaria desgana, a los candidatos en los comicios municipales y autonómicos del próximo mayo. Se trata de una paradoja digna de análisis: Canarias vive su peor situación social y económica de los últimos cuarenta años y, sin embargo, la decisión democrática sobre los responsables de sus órganos de representación política y de la gestión pública para los próximos cuatro años provoca un interés harto limitado entre los ciudadanos. Y por eso mismo – para no fracasar estruendosamente en la ciénaga de la indiferencia ni exacerbar la irritación ambiental – los partidos y dirigentes políticos han optado por una campaña minimalista. Los mítines casi han sido desterrados como antigüallas decimonónicas y se opta claramente por acciones electorales en ámbitos delimitados, controlables y relativamente baratos: encuentros con militantes y simpatizantes, desayunos con directivos de periódicos y emisoras radiofónicas y televisivas, plúmbeas entrevistas a doble página, visitas a organizaciones, entidades o asociaciones de vecinos con cámaras y servicio de seguridad presentes…
Mejor no mencionar el uso de Internet y de las redes sociales por parte de los partidos políticos canarios. Sus responsables siguen creyendo que se trata de meros soportes tecnológicos y no reparan en que la rentabilidad comunicacional de los mismos reclama una nueva sintaxis, un estilo de participación ajeno a cualquier estructura vertical y unas destrezas narrativas propias y exclusivas. El marketing político tiene sus propias reglas en las redes sociales. Nada más contraproducente que repetir incisamente un eslogan por el twiter. Pues lo hacen. Claro que no cabe esperar nada mejor de unas organizaciones políticas que aun se resisten a entrar con naturalidad en una cultura comunicacional ya añeja, como es la televisiva. Ni un solo debate televisivo en lontananza con los candidatos a los ayuntamientos de Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife, por ejemplo. Recuerdo que Ricardo Melchior se negó a debatir en televisión con el conservador Antonio Alarcó y la socialista Patricia Hernández en las elecciones generales de 2008. Perdió el escaño en el Senado. Y Melchior, un avezado político con veinticinco años de carrera a las espaldas, no ha sido el único. En el colmo de la torpeza, alguien ha vendido en estas elecciones una vieja estratagema: repetirle a los electores que el candidato es idéntico a ellos mismos. El candidato socialista al ayuntamiento de La Laguna, Gustavo Matos, posa en un cartel, derrumbado más que sentado en una silla, con camiseta y vaqueros, junto a un eslogan sorprendente: “Yo tampoco creo en los políticos”. La consecuencia fulminante que extrae el ciudadano es que Matos – que lleva ocho años como concejal – no cree en sí mismo ni en su partido. Algo similar ocurre con Coalición Canaria, cuyos candidatos nos vienen a decir, más o menos, que son como nosotros. Los electores, por supuesto, se irritan sobremanera, porque el objetivo está en que los ciudadanos se identifiquen con los candidatos a través de una panoplia de recursos establecidos convencionalmente en cualquier manual de campaña, y no que los candidatos se identifiquen con los electores, quienes vuelven a comprobar así su posición meramente pasiva – en todo caso lo es – como receptores de un mensaje. Obsérvese que, por lo demás, esta estrategia de seducción del votante prescinde completamente de cualquier compromiso, por tenue y evanescente que sea, con un programa, una acción, una prioridad en concreto. Probablemente porque los grandes partidos intuyen que cualquier compromiso programático no obtendría ninguna credibilidad entre los ciudadanos atormentados por la crisis económica, el desempleo y la creciente ineficiencia de los servicios sociales y asistenciales.
En un panorama como el descrito, caracterizado por el escepticismo ciudadano, el desprestigio de los partidos y la desafección al sistema político, las encuestas electorales – que antaño podrían actuar como revulsivo en el comportamiento de los votantes – despiertan un interés muy restringido. Por el momento han circulado varias en corrillos políticos y periodísticos, pero en los medios de comunicación solo se ha publicado la del Instituto Perfiles. Técnicamente no es una mala encuesta, aunque alguno de sus resultados parezcan sorprendentes y es difícil que se mantengan en el tiempo. En todo caso una encuesta – y eso le cuesta admitirlo tanto a los que salen triunfantes como a los que salen desbaratados en las mismas – no es una profecía. Y lo que puede aventurarse es que no se producirá un seísmo político que arroje un resultado extraordinario en la configuración del próximo Parlamento. Las tres principales fuerzas del establishment político canario (CC, Partido Popular y PSC-PSOE) van a distribuirse de manera asombrosamente equitativa los escaños, amén de la irrupción de la impía alianza entre Nueva Canarias y el PIL, que podría deparar dos o tres diputados. Y esto será así gracias a nuestro talibanesco sistema electoral, con sus intolerables topes insulares y regionales, y por la escasa mutación que ha registrado el comportamiento de los electores en los municipios del Archipiélago: el control de las mayorías municipales aventura tanto el mantenimiento de Coalición Canaria en la circunscripción de Tenerife como la necesariamente modesta subida que experimentará el PP, mayoritariamente a costa, en cualquier caso, de los socialistas. La muy limitada incardinación del Partido Popular en el mapa municipal de la mayoría de las islas es una de las razones fundamentales que le impide una y otra vez obtener un gran triunfo electoral en los comicios autonómicos.
La impredecibilidad en las elecciones autonómicas no se encuentra, pues, en los resultados cuantitativos, sino en la combinatoria de alianzas que puede abrirse, en especial en el caso de que CC se ve arrastrada a la tercera posición electoral. En la dirección coalicionera no se ha estudiado este escenario hipotético ni se ha debatido sobre el mismo, pero las dos principales fuerzas de la federación nacionalista, AM y API, lo tienen meridianamente claro: aceptaran la Vicepresidencia y un Gobierno con una amplia presencia coalicionera en la que disfrutarán la parte del león. Ni el PP ni el PSC renuncian, tampoco, a aprovechar el paisaje postelectoral para intentar, a través de una oferta irrechazable, desarticular Coalición Canaria, ofreciendo la púrpura presidencial a alguien que no sea Paulino Rivero. Pero todo esto, que puede y quizás deba ser material de titulares, fotografías y columnas, se las trae al pairo a los ciudadanos. Los mismos que, en estos últimos tres años, han comprobado la absoluta incapacidad de las tres grandes fuerzas políticas en alcanzar una unidad básica frente a la peor crisis que ha padecido Canarias en las últimas generaciones. Los dirigentes y los aparatos de los grandes partidos de la Comunidad autonómica siguen actuando como si no tuvieran que variar sus comportamientos politiqueros, sus cálculos tartufos, sus minués declarativos y sus fulanismos escandalosos por minucias como la destrucción de cientos de empresas canarias anualmente, las tasas de desempleo del 30%, la ruina de las administraciones públicas, la erosión acelerada de la cohesión social y la degradación irrefrenable de los sistemas públicos de educación y sanidad. El escandaloso retraso en soldar un consenso básico en la reforma del REF para remitirla velozmente a las Cortes, con el peligro evidente de que no pueda aprobarse antes de fin de año, es solo un botón de muestra entre otros muchos indicios de que la élite del poder político en Canarias – al frente de las instituciones públicas o en la oposición — está ganándose a pulso un descrédito del que se creen a salvo. Y ellos quizás lo estén. Pero la sociedad canaria, las familias depauperadas y la futura viabilidad política y económica de este país, no.

Publicado el por Alfonso González Jerez en General 1 comentario